Congreso Nacional aprueba emisión de Bonos para financiar el Presupuesto General 2021

Por: RedHonduras.com - Escrito el: 10 octubre 2020
Economistas preocupados por destino del bono de $850 millones. Advirtieron que ello presionará más la línea de pago de servicio de la deuda.
Honduras aprueba emisión de Bonos para financiar el Presupuesto General 2021

A la velocidad del rayo y sin ninguna objeción por parte de las bancadas de oposición, el Congreso Nacional de Honduras autorizó al Gobierno una nueva emisión de bonos por $850 millones (alrededor de 21,000 millones de lempiras). Con estos fondos la Secretaría de Finanzas (Sefin) proyecta financiar el déficit fiscal 2020. Asimismo, la Sefin incluirá parte de los bonos en el Presupuesto del año 2021.

La crisis económica provocada por la pandemia del nuevo coronavirus llegó a Finanzas a solicitar la aprobación de los bonos soberanos por 850 millones de dólares. De acuerdo a la Sefin, hasta septiembre pasado los ingresos fiscales cayeron en más de 20,000 millones de lempiras, llevando al gobierno a financiar el gasto estatal con deuda pública.

El Congreso Nacional informó en Facebook que la emisión de los bonos es en el mercado de capitales internacional a las condiciones financieras que obtenga al momento de su negociación.

Cabe recordar que el Parlamento hondureño ya autorizó en meses atrás a Finanzas endeudarse hasta por 2,500 millones de dólares, para los gastos provocados por la pandemia en Salud, así como ayuda económica a familias afectadas la crisis.

En junio pasado Honduras colocó $600 millones en bonos a 10 años con un rendimiento de 5.625%, una operación que permite el pago de parte de la deuda de la Empresa Nacional de Energía Eléctrica, Enee.

Había alternativas menos caras que emitir bonos soberanos

El expresidente del Banco Central de Honduras (BCH), Hugo Noé Pino, señaló que existían alternativas menos caras y riesgosas que emitir bonos soberanos por 850 millones de dólares en condiciones de mercado.

«Se podría haber utilizado la contratación de créditos o usar parte de las reservas internacionales del Banco Central, que habrían sido menos costosos y problemáticos en el futuro para el pago de la deuda», declaró Noé Pino.

Manifestó que la emisión de bonos no se mencionó cuando el gobierno envió la propuesta del presupuesto general del próximo año al Congreso Nacional.

Lamentó la forma de cómo el dictamen fue introducido y discutido en la sesión legislativa. Noé Pino reconoció que la situación económica requiere de un aumento del endeudamiento, pero reafirmó que existían alternativas.

El expresidente del Banco Central de Honduras lamentó las contradicciones de justificaciones por parte de los funcionarios para la autorización de emisión de bonos. Puntualizó que la propuesta inicial es la financiación el déficit fiscal del presente año y parte del presupuesto general de 2021.

Concluyó que el gobierno da la percepción que busca la alternativa más viable, fácil y expedita de seguir endeudando el país en condiciones de mercado en la que el ciudadano común lo terminará pagando mediante impuestos.

Economistas preocupados por destino del bono de $850 millones

Señalaron como preocupante la autorización del Congreso Nacional para que el Gobierno coloque una nueva emisión de bonos por 850 millones de dólares y advirtieron que ello presionará más la línea de pago de servicio de la deuda en el presupuesto nacional, en detrimento de las áreas de salud, educación e infraestructura productiva.

Igualmente indicaron que lo ideal sería que los recursos del mismo se destinen para financiar el sector productivo, así como las áreas de salud y educación del país.

También indicaron que el endeudamiento hondureño se está concentrando para pagar salarios y cumplir con otros compromisos, pero no se está dejando recursos para financiar la expansión de los servicios de salud, educación, así como financiar la recuperación económica de Honduras, una vez que se supere la crisis sanitaria provocada por la pandemia del COVID-19.

La severa contracción de la economía, provocada por la pandemia del COVID-19, ha golpeado las finanzas públicas y de acuerdo a la Secretaría de Finanzas (Sefin), los ingresos fiscales han caído más de 20 mil millones de lempiras hasta septiembre pasado, por lo que el gobierno financia el gasto estatal con deuda pública.

Endeudamiento extremo

El economista Claudio Salgado señaló que se está llevando el endeudamiento al extremo, detallando que este año se tenía previsto contratar empréstitos por 3,500 millones de dólares y el próximo en 2,000 millones de dólares adicionales, para una suma superior a los 5,000 millones de dólares en dos años, lo que consideró que es algo que se vuelve imposible de manejar.

Salgado dijo que el problema estará en el servicio de la deuda externa, ya que ese renglón concentra el pago de 42 mil millones de lempiras y dijo que fácilmente en los próximos años se tendrán que destinar 60 mil millones de lempiras en el presupuesto nacional para cumplir con las obligaciones contraídas.

Indicó que en el futuro la recaudación tributaria servirá solo para pagar salarios y deuda pública y no quedarán recursos para los programas sociales.

Financiar gasto corriente

De su lado el exministro de Economía y Comercio, Ramón Medina Luna, estimó que el dinero del bono soberano se destinará para gasto corriente, señalando que lo ideal sería que se utilizará para crear fondos financieros a largo plazo que contribuyan a la reactivación de las empresas, especialmente las pequeñas y medianas, manejados por el sistema bancario y bien supervisado.

Medina Luna destacó que si los recursos se utilizan en gasto corriente perderán visibilidad, pero si es para proyectos de inversión para las empresas van a dejar una huella de afianzamiento de prosperidad para el país.

El exministro de Economía estimó que los ingresos fiscales caerán en más de 18 mil millones de lempiras el 2021, siendo el Impuesto Sobre Ventas (ISV) el que más bajará con 6,800 millones de lempiras, seguido por el Impuesto Sobre la Renta (ISR) con 6,000 millones de lempiras, el Aporte Vial o impuesto a los combustibles con 4,500 millones de lempiras y el Comercio Exterior con 1,300 millones de lempiras.

Medina Luna quién es un respetado consultor económico del país, recordó que los ingresos tributarios constituyen el 80 por ciento de los ingresos gubernamentales.

Medina Luna consideró que la crisis financiera de la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (ENEE) no incidirá en la revisión del Acuerdo Stand-By con el Fondo Monetario Internacional prevista para este mes, ya que el organismo internacional es consciente de la problemática del país con la pandemia del COVID-19.

Gasto

Para el expresidente del Colegio Hondureño de Economistas (CHE), Luis Guifarro, la caída dramática de los ingresos del gobierno, a causa de la paralización económica, no da opción a financiar el gasto que la vía del endeudamiento.

Guifarro ve preocupante que este nuevo endeudamiento implica mayor nivel en la relación deuda/PIB y presionará por recursos del presupuesto para cumplir con las obligaciones que se contraigan, sacrificando recursos que se deben destinar al desarrollo del país y producir mejores bienes públicos.

El extitular del CHE explicó que otro de los problemas es que el endeudamiento se realizará en el mercado de bonos, lo que implica a tasas de mercado cuyos costes son mayores a los de organismos financieros internacionales, que normalmente prestan en condiciones concesionales, bajas tasas de interés y períodos más largos.

El experto indicó que también el dinero que se obtenga se maneja durante el periodo de las elecciones del 2021, habrá dos comicios el primero de los partidos políticos para escoger sus candidatos a cargos de elección popular en marzo y el segundo en noviembre donde se renovarán las autoridades políticas, desde la Presidencia de la República, el Congreso Nacional y los gobiernos municipales.