Canción a Quetzaltenango

Quetzaltenango,
ciudad de poesía y canción,
fuente divina
de mi inspiración
yo le canto a tu cielo
y a tu clima sin igual.

Son tus volcanes
de Santa María y Zunil,
cumbres grandiosas
de mi Xelajú
Siete Orejas, Santiaguito
y tu cerro “El Baul”.

Son tus mujeres preciosas
mariposas de organdí,
tienen guindas en los labios
y en los besos vierten miel.

Yo le canto al Río Seco
y a tu río Xequijel,
a tu parque, al Calvario,
a Minerva y Terminal.

Son tus calles rinconcitos
empedrados de ilusión,
por la noche las estrellas
me platican de su amor.

En tu hermosa Democracia
todo es gracia y quietud,
por todo eso yo te canto
mi adorado Xelajú.