Biografía de Manuel de Adalid y Gamero

Es considerado el padre de la música hondureña, por sus significativos aportes en esa desciplina artística.
Biografía de Manuel de Adalid y Gamero

Manuel de Adalid y Gamero. Nació en Danlí, departamento de El Paraíso, el 8 de febrero de 1872 y falleció en Tegucigalpa, el 29 de marzo de 1947.

Era hijo del Doctor Manuel Gamero Idiáquez y de Camila Moncada Lazo de Gamero, de niño mostró grandes aptitudes para la música y la medicina. Hermano de la escritora y novelista Lucila Gamero de Medina.

Infancia

Realizó sus estudios primarios terminaron en el colegio «La Enseñanza», después los continuó en el Instituto Nacional Central para Varones de la República de Guatemala, país donde sus padres emigraron.

A muy temprana edad manifestó su vocación por la música. Empezó a leer las grandes obras de la literatura clásica y a pulir su gusto de artista. Tomó lecciones de armonía, contrapunto, composición, piano y órgano con los maestros Alexis Ayel Holmes, Deliponti, Cazatti y Peralta, en el Conservatorio de Bellas Artes de Guatemala. Cuando contaba con 21 años, fue seleccionado como organista de la Iglesia de los Capuchinos, en la misma ciudad.

Al regresar a su ciudad natal, organizó la orquesta eólica, con veinticuatro músicos cuidadosamente seleccionados por él. En 1885 formó con ese mismo grupo de artistas una Banda Cívica, que daba conciertos semanales en la ciudad, con el propósito de llevar la cultura musical al pueblo.

Trayectoria profesional

En Danlí, formó una orquesta y una banda con músicos hechos por él mismo, después de 1915 a 1924 y de 1929 a 1932, fue director general de las Bandas Militares de la República de Honduras.

Fue profesor de Teoría y Armonía Musical y fundador y director de la Escuela de Músicos Mayores, que tan excelentes resultados dió, formando elementos capacitados que hoy acreditan a Honduras. Escribió muchos artículos sobre teoría y práctica musical, y es autor del folleto «El Arte de Dirigir» (1921).

Dentro de su extenso repertorio de composiciones se conocen las siguientes: Voces de la tarde, Una noche en Honduras, Hada de amor, Patrulla Joven, Serenata, etc. Sus numerosas composiciones musicales incluyen varias marchas, mazurcas, polkas y valses para orquesta y Banda Militar.

 En 1936, la United Service Orchesta de Washington, ejecutó el poema sinfónico “Los funerales de un conejito”.

Obras

Valses

  • Serenata di Copelia
  • Hada de amor
  • Manola
  • La garza del Ulúa
  • Barcarola
  • Por ti
  • Rosas de Otoño
  • Voces de la tarde
  • Remembranzas hondureñas

Marchas

  • Los héroes
  • Marcha de Saffo
  • Los coroneles
  • Patrulla joven
  • Guambuco
  • Los jardines de Danlí
  • Mañana de primavera en Washington
  • Soldados del aire
  • Canto a Honduras (Himno)
  • Bolero danlideño
  • Los funerales de un conejito (Marcha Fúnebre)
  • Suita tropical
  • Una noche en Honduras (Intermezzo Sinfónico)
  • Danza di Bacco
  • La muerte del Bardo (Trío para violín, violencelo y arpa)

Polkas

Stella Matutina y otras. La mayor parte de sus composiciones no son conocidas en Honduras; unas de ellas fueron y son ejecutadas en Estados Unidos. La Suita Tropical fue ejecutada con gran éxito en Sevilla, España, en un concurso de bandas que hubo en aquella ciudad; el poema sinfónico «Los funerales de un conejito» lo tocó por primera vez la United Orchestra de Washington, en 1936.

Semblanza de Manuel de Adalid tomado del libro Umbrales

“Mi padre fue profesor de piano de mi madre. No se dedicó al cultivo de la música; pero era melómano, ejecutaba el piano con buena técnica, tuvo maestros italianos y, a su vez, enseñó a varias personas de su familia.

Yo me crié oyendo música seria, y con frecuencia mis padres se sentaban al piano y ejecutaban a cuatro manos oberturas de Rossine, de Adams; de Auber y selecciones operáticas de los mejores maestros italianos. Mi papá era muy aficionado a las tocatas de Clementi y a las sonatas de Mozart. Mi mamá ejecutaba de preferencia de Donazetti y de Verdi. Muchas de oberturas y selecciones que yo aprendí para la banda, eran piezas favoritas de mis padres. Le cuento eso porque explica mi gusto y mis tendencias musicales, expresó en una de sus cartas.»

Reconocimientos

  • Haber sido nombrado presidente de la Asociación de Músicos de Tegucigalpa, 1924.
  • Miembro honorario de la Asociación de Cultura Musical, Costa Rica, C.A.
  • Recibió Medalla de Plata en la Exposición de Panamá–Pacífico.
  • Medalla de Oro de la Colonia Italiana, Tegucigalpa.
  • Medalla de Oro de la Escuela de Músicos Mayores de Tegucigalpa.