Ernesto Argueta Ayes

Nació en Juticalpa (1882), falleció en Comayagüela (1962). Médico y político. Realizó estudios secundario en Belice y superiores en la Universidad de San Carlos de Borroneó. Diputado a la Asamblea Constituyente de 1908, Síndico Municipal de Tegucigalpa; fundador de la Junta de Fomento Departamental de Olancho (1915),

Académico de Número de Academia Científico Literaria de Honduras (1917), Socio Benefactor de la Sociedad de Geografía e Historia de Honduras (1932), miembro fundador de la Liga Federal de Estudiantes de Guatemala, miembro fundador del Comité Central Unionista (1917),

Ministro Plenipotenciario ante la Oficina Internacional Centroamericana (1919), Ministro ante Guatemala, ante Estados Unidos de América (1929), pre-candidato a la Presidencia por el Partido Liberal (1932), Rector de la Universidad de Honduras (1955-56).

Obra: Forma práctica de ser efectiva la celebración obligatoria de las enfermedades contagiosas, infecto-contagiosas ante el Consejo Supremo de Salubridad (1907), una opinión acerca de la Contrata de Empréstito (1912), Conferencia sobre Honduras (1930).

Manifiesto al pueblo hondureño (1931), Origen y evolución del ramo de Sanidad en Honduras (1951), Anales de la Universidad Honduras, 1955/1956 (1957), Olancho y su progreso (1915), Conflicto cívico entre la dictadura y el pueblo; mi contribución por la liberación de Honduras (1949). De él opinó así Salatiel Rosales: «en un soñador, un visionario, pues él pone por encima de todo, esas abstracciones» que otros desempeñan o manipulan con fines deshonestos o inconfesables. Esas atracciones son el derecho, la libertad y la justicia.

Por ellas ha luchado siempre el Doctor Argueta con un esforzado ardimiento; por ellas ha despreciado granjerias e ido a la cárcel; por ellas ha dejado oír sus palabras encendida en el periódico y en la tribuna; por ellas afín, creemos nosotros, hará en el porvenir los mismos desinteresados sacrificios en aras de su patria y de Centro-América. Honduras tiene derecho a esperar mucho de este hijo esclarecido.

El Doctor Argueta ha nacido con ese favor santo del patriotismo que le hemos visto desde sus iniciales».