Francisco Alvarado

Nació en Juticalpa (1820), falleció en Comayagua (1897). Funcionario público, diplomático a partir de 1840. Ministro de Guerra y Relaciones Exteriores en la Administración Lindo; En el gobierno de Cabañas fue nombrado Ministro General (1852); Inspector General de Hacienda siendo Presidente José Santos Guardiola (1860-1862).

Canciller durante el gobierno de José María Medina (1864-1866) (1870- 1874); Ministro de Hacienda del gobernante Ponciano Leiva (1875-1876). Diputado en la administración Bográn (Participó como jefe de la delegación en la Dieta Centroamericana realizada en San Salvador (1889) con el propósito de restaurar la unión centroamericana.

En opinión de Rafael Leiva Vivas, “Francisco Alvarado puede ser considerado un diplomático avezado en el arte de la negociación de Estado. Sin haber frecuentado ninguna universidad, se formó solo y se convirtió en funcionario con grandes habilidades para servir a los gobiernos de Francisco Ferrera, Juan Lindo, José Trinidad Cabañas, José Santos Guardiola, Victoriano Castellanos, José María Medina, Ponciano Leiva y Luis Bográn.

Tres actuaciones sobresalen en este negociador diplomático. Su empeño por disuadir los operativos bélicos de una inminente invasión a El Salvador. Su actuación como jurista en un diferendo entre Honduras e Inglaterra, y su obra por el restablecimiento de la unidad política de Centroamérica, bajo el pacto de Unión Nacional”.