Biografía de Lidia Handal

Nació en departamento de Cortés, específicamente en la ciudad de San Pedro Sula, donde realizó sus estudios de primaria.

Más tarde se graduó de secretaria ejecutiva bilingüe y maestra de música en los Estados Unidos, donde también realizó sus estudios secundarios.

En ese mismo país fue admitida como miembro de la Asociación de Compositores, Autores y Editores.

Estando en Estados Unidos compuso y publicó el álbum With love from Lidia. Este disco lo dedicó a su hijo, quien falleció de cáncer a los 10 años de edad.

Se hizo merecedora de varios reconocimientos, entre los que figuran el Premio Nacional de Arte Pablo Zelaya Sierra, la medalla de oro del Centro Cultural Árabe-Hondureño y la Hoja de Laurel otorgada por la Biblioteca Nacional de Honduras.

Sus composiciones fueron grabadas por disqueras como la RCA Victor de México, y Kintel Corporation y Pro-Media Studios, ambas en Estados Unidos.

Handal vivió buena parte de su vida en Estados Unidos, huyendo de la persecución política en su contra por sus ideas y sus letras durante la Guerra Fría, y había asegurado que no volvería jamás a su tierra natal.

Sin embargo, durante el gobierno de Luis García Bustamante viajó a Honduras a recibir un homenaje durante el Festival de los Zorzales que la misma Handal había fundado utilizando los fondos obtenidos en uno de sus premios.

Ese viaje fue una proeza, ya que la compositora puso por condición que nadie supiera la fecha ni hora de su visita, y la única entrevista que ofreció fue en privado.

Handal, símbolo de la hondureñidad, falleció en Estados Unidos.

Aportes y legado

A pesar de vivir fuera de Honduras gran parte de su vida, Lidia Handal fue una representante muy importante de la música hondureña en el mundo. Además, durante su carrera se volcó en brindar oportunidades a nuevos artistas de su país.

El Festival de los Zorzales se fundó con parte del dinero obtenido por Handal tras ganar el Premio Nacional de Arte Pablo Zelaya Sierra. El festival lo creó con la intención de apoyar a cantantes y artistas hondureños.

De sus composiciones la que más destaca es “El Bananero”, grabada en incontables ocasiones tanto por bandas nacionales hondureñas como Los Gatos Bravos y Los Payaquí, así como la famosa versión hecha por Los Duendes de México.

La mayoría de las bandas que tocan las composiciones de Handel son tríos al estilo de Los Panchos, y el repertorio de versiones se extiende a piezas como “Jamás”, “El costeño”, “Tierra mía” y “Mi viejecita”.