Marcos Carías Andino

Nació en Tegucigalpa, murió en Tegucigalpa (1924). Abogado y político.

Hizo toda la carrera judicial, desde Juez hasta Magistrado de la Corte Suprema de Justicia; Diputado, Gobernador Político de Tegucigalpa y Ministro de Fomento y Gobernación, con gran poder durante la Administración Dávila.

Estando emigrado en San Salvador pagó la deuda pendiente con el Cementerio de esa ciudad, gracias a lo cual los restos mortales de Juan Ramón Molina no fueron a parar a una fosa común.