Pedro Nolasco Arriaga

El abogado Pedro Nolasco Arriaga nació el 31 de Enero de 1793 en la antigua ciudad de Comayagua, y falleció en la ciudad de Guatemala el 23 de julio de 1860. Fue Presidente del Primer Congreso Constituyente de Honduras reunido en Cedros (1824).  firmó el Acta de Separación de Comayagua con respecto a España y fue partidario de la anexión a México.

Debido a la rivalidad política entre Comayagua y Tegucigalpa, la Asamblea Constituyente de Centroamérica convoco para que, bien en Aguantequerique o en Lepaterique se instalara el Primer Congreso Constituyente del Estado de Honduras, pero las dificultades que presentaban estas dos poblaciones hondureñas, motivaron la escogencia del poblado minero de cedros, considerado además, equidistadas de las ciudades que se disputaban el predominio del centro político de Honduras.

El 30 de agosto de 1824, los diputados se reunieron en una céntrica casa de Cedros e instalaron el Congreso Constituyente presidido por el joven y talentoso jurisconsulto Don Pedro Nolasco Arriaga, ciudadano que obtuvo su título en Guatemala en el año de 1818.

A los 25 años de edad retorno a su tierra natal y comenzó a participar en actividades políticas que le causaron serios problemas hasta llegar a su persecución, sin embargo, no cedía a sus ideas y fue de los hombres que se identificaron con el movimiento independista que culmino en 1821.

Durante su ejercicio como Presidente del Primer Congreso Constituyente se ratificó en la jefatura de Estado al Lic. Don Dionisio de Herrera, se decretó la alternabilidades la sede del Congreso entre Tegucigalpa y Comayagua, se nombraron los primeros Senadores, se decretó el primer Escudo de Armas de Honduras y se realizó la primera división territorial de nuestro país con los siguientes departamentos: Comayagua, Tegucigalpa, Choluteca, Olancho, Santa Bárbara, Gracias y Yoro.

Don Pedro Nolasco Arriaga a raíz de una serie de situaciones políticas imperantes a su país, decidió regresar a Guatemala en el año de 1830, dedicándose a su profesión de Abogado.

Su talento, honestidad y su dedicación, fueron válidos para que se le llamara a desempeñar en el 1835 la Auditoria de Guerra y la Fiscalía de Hacienda del gobierno de Guatemala y en 1839, cuando ese estado centroamericano se separa del Federación es nombrado Secretario del Supremo Gobierno del Estado en los Despacho de Gobernación y Justicia, Negocios Eclesiásticos y Relaciones Exteriores.

Fue entonces Don Pedro Nolasco Arriaga el primer canciller de la República de Guatemala.

En 1894 se desempeñó como Magistrado Decano de la Corte de Justicia de Guatemala, cargo en el que se desempeñó por muchos años hasta que por motivos de enfermedad se retiró a la vida privada.

Retornó a Guatemala, ejerciendo su profesión de abogado.

En Guatemal, en 1835 desempeño la Auditoria de Guerra y la Fiscalía de Hacienda, así como la Secretaría de Gobernación y Justicia, Negocios Eclesiásticos y Relaciones Exteriores, siendo así el primer Canciller de Guatemala.

En 1849 se desempeño como Magistrado Decano de la Corte de Justicia de Guatemala.