Rosendo Agüero

En febrero de 1893, Ponciano Leiva depositó la Presidencia en su Ministro de Guerra, Rosendo Agüero.

Este intentó un arreglo con las fuerzas liberales dirigidas por Policarpo Bonilla, sin concretarse resultados favorables, en su primera fase, pero en la segunda se llegó a ciertos acuerdos, de los que tuvo que retractarse Agüero por presiones del General Domingo Vásquez, el verdadero poder desde la Presidencia de Ponciano Leiva.

Agüero nombró a Vásquez como Ministro de Gobernación en abril de 1893; con tal carácter se hizo cargo del Poder Ejecutivo; Leiva había renunciado a la Presidencia, la cual fue aceptada por el Congreso, convocándose a elecciones, de las que emergió Domingo Vásquez como ganador.