Venancio Callejas Lozano

Nació en Valle de Ángeles (1886), murió en New Orleans (1946). Dentista y político. Concluyó sus estudios odontológicos en Philadelphia. Diputado y Presidente del Congreso Nacional (1925-1926), Presidente del Comité Central del Partido Nacional.

Ya para 1931 se perfilaba la rivalidad entre él y Tiburcio Carias, cuando, con motivo de las elecciones municipales de ese año los nacionalistas de Tegucigalpa habían presentado dos planillas para la Alcaldía. En 1932, cuando Carias fue nominado por la Convención como el candidato a la Presidencia, Callejas (quien ya para entonces manifestaba públicamente su aspiración a la más alta magistratura), prefirió renunciar antes que aceptar la segunda posición en la boleta electoral de su partido. Se opuso en 1936 a la reelección de Carias, formando entonces el Partido Nacional Legalista, debiendo marcharse al exilio, primero a Nicaragua y luego a Costa Rica.

En 1938 suscribió un pacto político con José Ángel Zúniga Huete, el cual no logró concretarse en una acción concertada. De él se expresó así Lucas Paredes: “Forcejeó con coraje y decisión, cuando no había sonado para él la hora señalada por su destino. De ahí que el Doctor Callejas entrara en choque violento con el Jefe Supremo de su partido y con otros jerarcas del Nacionalismo que para no perder sus posiciones, tenían la obligación y el deber de ser solidarios con Carias.

De aquel choque irreflexivo de parte del doctor Callejas, era él, único personaje que saldría perdiendo en el desigual desafío entre la fuerza individual y la del poderoso rodeado de tantos medios para abatirlo”. El libro Propaganda pro Honduras opinó: “Venancio Callejas ha sido uno de los pocos congresales que, sin apego al sectarismo, han servido primero a Honduras, antes que a la causa política que sustentan. Su actitud en defensa de los derechos nacionales, ante las desmedidas pretensiones de ciertas compañías extranjeras, es de todos conocida y loada…”.