Parque Nacional La Tigra

Parque Nacional La Tigra

Ubicado a sólo 12 Km de Tegucigalpa, y con una extensión superior a los 238 kilómetros cuadrados, este parque nacional tiene vegetación propia de un bosque nublado, la cual está considerada como el tipo de vegetación tropical más rica en flora y fauna.

Desgraciadamente, ese tipo de hábitat ha sido depredado a lo largo de todo Centro América, sin embargo, en Honduras aún tenemos dignos ejemplares de este tipo de bosque, y La Tigra es sin lugar a dudas un ejemplar digno de mencionar. Bromelias, orquídeas, helechos arborescentes y más de 200 especies de aves son sólo parte de la biodiversidad disponible en el parque.

¿Cómo llegar a La Tigra?

Existen dos vías de acceso a la Tigra, el primero es vía el Hatillo, y el segundo siguiendo la ruta de las Reales Minas de Tegucigalpa vía Santa Lucia, Valle de Ángeles y San Juancito. La Ruta del Hatillo es la más utilizada, y ofrece entre otras cosas unas vistas de Tegucigalpa desde lo alto de la carretera a El Hatillo.

En la zona del Hatillo, se encuentra un pequeño y muy acogedor hotel de montaña, La Estancia, que le permite pernoctar con todas las comodidades en una zona rodeada de frescos pinares, a un paso del centro de visitantes.

Rutas de Acceso

Existe un centro de visitantes en el Hatillo así como varios senderos, uno de los cuales conduce hasta el centro de visitantes ubicado por la entrada de San Juancito.

Se recomienda seguir la ruta de las Reales Minas y visitar de paso las comunidades coloniales de Santa Lucia y Valle de Ángeles, antes de continuar a San Juancito y al acceso del parque. Desde Tegucigalpa y hasta Valle de Ángeles, la carretera está totalmente asfaltada, la carretera que continúa a San Juancito es un camino de tierra en excelente estado.

Esta pequeña comunidad también tuvo un gran auge minero, pero a diferencia de Santa Lucia y Valle de Ángeles, que lo tuvieron durante la colonia, el auge de San Juancito fue muy posterior, a finales del siglo pasado y durante la primera mitad de este siglo. Sede de las operaciones de la Rosario Mining Co, la mina de plata más rica jamás explotada en Centro América.

San Juancito

Como tal, esta comunidad tuvo su época de oro durante la fiebre de plata que se dio entre 1880 y 1950. La primera estación hidroeléctrica en Centro América fue puesta en funcionamiento aquí, y aún puede usted visitar las instalaciones que aunque ya no funcionan, están todas completas. Así mismo, aquí funcionó la primera embotelladora de refrescos gaseosos de Centro América, ya que la Pepsi Cola estableció una planta en esta población.

Incluso, se puede afirmar que San Juancito y sus minas jugaron un papel preponderante en la decisión que tomó el Presidente Marco Aurelio Soto de trasladar la capital de la república de Comayagua a Tegucigalpa, ya que él era uno de los accionistas de la Rosario Mining Co, y como es obvio, prefería estar más cerca de tan importante empresa. Las minas de San Juancito fueron explotadas hasta la mitad del siglo, y desde entonces, San Juancito perdió el glamur que tenia para pasar a ser en alguna medida un pueblo fantasma. Esto no significa que este deshabitado, pero su población y oferta de trabajo disminuyó notablemente.

Hoy en día, las viejas instalaciones de la minera son mudo testigo de tiempos pasados. El acceso al Parque La Tigra es vía San Juancito, desde el pueblo comienza un empinado camino de unos 5 Km. de longitud que requiere de un vehículo 4 X 4 en el caso de que esté mojado. Hay servicio de bus hasta San Juancito, pero a partir de este punto, no existe ningún tipo de transporte regular, por lo que si no tiene su propio vehículo, deberá caminar hasta el centro de visitantes, el cual está ubicado en uno de los antiguos edificios de la compañía minera. Por ello, esta parte del Parque Nacional La Tigra es más atractiva que la del Hatillo, ya que aquí se combina el entorno ecológico con el legado de la vieja empresa minera.

Un buen punto de información en San Juancito referente al parque es el comedor Celsa, ubicado al principio de la cuesta que conduce al centro de visitantes. Aquí, puede preguntar acerca de la disponibilidad de guías, y la posibilidad de que le muestren la antigua planta hidroeléctrica.

Centro de Visitantes

Desde el centro de visitantes parten varios senderos, entre los cuales está uno que se comunica con el acceso por el Hatillo, permitiendo de hecho atravesar el parque. Se recomienda seguir este sendero temprano, ya que dura varias horas el recorrido entre ambos centros de visitantes.

En el centro de visitantes de San Juancito hay un edificio habilitado para el hospedaje de los visitantes que lo deseen, se encuentra en lo que fuera el antiguo hospital de la empresa minera. Para hacer uso de estas instalaciones es necesario hacer reservaciones en Tegucigalpa con la Fundación AMITIGRA.

Existe una cuota simbólica para mantenimiento de las instalaciones en el caso de que desee quedarse a dormir en el centro. Una nueva opción para hospedaje en la zona es alquilar una pequeña cabaña de dos habitaciones ubicada en el Mirador El Rosario, desde donde podrá disfrutar de unas hermosas vistas panorámicas.

Relacionados