Los Tejidos Mayas – La Civilización Maya

Los mayas desarrollaron una civilización esplendorosa, en la que contaron con una rica tradición textil, que ha logrado sobrevivir pese al paso del tiempo, de la que se conocen por todo el mundo aspectos como la arquitectura monumental, o su escritura compleja… pero también tuvieron una rica tradición textil que ha logrado sobrevivir pese al paso del tiempo.

Fue la diosa de la luna, Ixchel, la que otorgó a las mujeres el arte de tejer; ella les dio los telares y las instruyó sobre los símbolos sagrados que habían de utilizarse para ilustrar las telas… Actualmente, con la globalización, las migraciones de población, la industrialización del tejido y la aparición de nuevas telas se está perdiendo el arte ancestral, pero quedan retazos.

Exotismo, color, variedad y belleza son términos con los que los viajeros han calificado una y otra vez el arte de vestir de este pueblo de rica historia asentado sobre territorios de México y Guatemala.

Una exposición que testifica tales calificativos está mostrándose en algunos centros culturales europeos. Se titula “Con sus manos y sus ojos. Tejidos mayas, espejos de una cosmovisión.” La muestra está ahora en Cataluña, España.

Unas 300 piezas de vestidos e indumentarias tejidos por mujeres mayas de Guatemala y México, procedentes de colecciones particulares y de los museos etnológicos de Berlín, Ámsterdam, Leiden y Amberes, están siendo expuestas en el centro cultural de la prestigiosa entidad Caixa Girona. En la muestra recoge representaciones de las vestimentas de 12 de los 28 grupos lingüísticos que actualmente hay en México, Guatemala, Belice y parte de Honduras.

La exposición tiene por objetivo dar a conocer cómo ésta expresión artística prehispánica, ha perdurado hasta ahora, según han explicado las comisarías de la muestra, Mireille Holsbeke y Julia Montoya.

Mireille Holsbeke, es una belga, conocedora de arte y arqueología y especializada en arte étnico, y ha sido conservadora del Museo Etnográfico de Amberes. Julia Montoya es guatemalteca y reside en Bélgica desde 1977, donde ha estudiado técnicas textiles en gante. Desde 1987 ha desarrollado su investigación independiente sobre la cultura y tejido mayas.

La muestra aproxima al visitante a la historia y a la Cultura Maya, a través de una de sus manifestaciones artísticas y simbólicas más singulares, los tejidos y la vestimenta. Las comisarías ven en el vestido una segunda piel, o «piel social» y consideran a los tejidos auténticos medios de comunicación.

La diversidad de la vestimenta de los mayas, se corresponde con su complejidad cultural. Las prendas encierran códigos culturales, estatus sociopolíticos, aparte de mostrar un refinamiento técnico. El rango, la estirpe, el prestigio se marcaba en esa “piel social”, que es la vestimenta, tanto en hombre como en mujeres.

Los tejidos y los vestidos personalizan y diferencian a los que los llevan y sirven para saber quién es el portador de la pieza, de dónde viene, su estado civil, su estatus social, entre otros datos. Según el colorido y la longitud de una falda se puede saber a qué comunidad pertenece una mujer, si está soltera, casada o viuda, y la importancia que tiene dentro de su grupo.

En el catálogo de la muestra, se analiza también la incidencia de la cosmovisión maya en los motivos que adornan los tejidos. Es evidente que los tejedores actuales prácticamente desconocen los simbolismos, aunque siguen trabajando modelos seculares. Antes y después de la conquista los mayas sufrieron presiones para olvidar su propia historia y mitología, pero los estudios revelan que en las vestimentas, han seguido portando emblemas de su entramado de creencias, dioses, héroes o signos de fertilidad.

Unos de los objetivos que se han propuesto las comisarias de la exposición, es la de dar unas pautas a los visitantes para que puedan «leer» los tejidos y los vestidos. La exposición incluye 49 maniquíes con vestimentas completas, desde gorros hasta cinturones, blusas, faldas, entre otras prendas, vestidos de mujer, hombre y niños, trajes de fiesta, de ceremonias y diferentes indumentarias, en las que destacan los tradicionales -huipils- (blusas).

La pieza más antigua de la exposición, esta data de finales del Siglo XIX y la más reciente del 2002. Las comisarias han destacado las dificultades de encontrar piezas antiguas porque el clima no permite su conservación y porque la tradición maya dice que sí alguien muere, debía ser enterrado con todas sus pertenencias.

A pesar de que la mayoría de piezas de la exposición han sido elaboradas por mujeres, también hay algunos accesorios elaborados por hombres. La muestra, que podrá verse en Girona hasta el 28 de marzo, explica también el proceso de elaboración y las herramientas utilizadas para la creación de tejidos y vestidos.

Explica el catálogo de la muestra, que desde hace muchos siglos, el arte del tejido de los mayas tuvo como finalidad transmitir los valores culturales y las tradiciones, por este motivo utilizaban imágenes cuyo simbolismo era conocido por todos los miembros de la comunidad. El gusto y la creatividad individual, están subordinados a la tarea comunicativa y cualquier cambio por parte de los artistas, no se aceptó en un pasado y tampoco en la actualidad, lo que ha permitido una mayor perdurabilidad de esta forma de vestir.

Los mayas encontraron en los motivos de la indumentaria, no sólo un medio para conservar su antigua visión del mundo e introducirla sutilmente en la cultura poscolonial impuesta. Con el paso de los siglos, este pueblo ha sido capaz de soportar –en el ámbito de la vestimenta- el influjo de las nuevas modas, acogiendo con lentitud parte de las innovaciones. El tejido ha sido un nexo de unión con el pasado, y por ello hay quien ve en él hasta un sorprendente filón revolucionario (Alvarez).

Temas: