Expresidente de Honduras Juan Orlando Hernandez es extraditado a EEUU

Tegucigalpa, Honduras.- El expresidente (2014-2022) Juan Orlando Hernández ha sido extraditado a Estados Unidos para que responda a las acusaciones por narcotráfico y uso de armas que las fiscalía de New York ha realizado al mandatario que recién entrego el poder a la presidenta Xiomara Castro.

Acusado por el tráfico de 500 toneladas de cocaína hacia Estados Unidos en el año 2004 el mandatario fue capturado el 15 de febrero de 2022 un día después de que fuera solicitado en extradición por la justicia de Estados Unidos, el juez natural Edwin Ortez fue el encargado de emitir la orden de captura que fue ejecutado por el ahora Ministro de Seguridad Ramón Sabillón con apoyo de la Policía Nacional de Honduras.

El expresidente que gobernó el país por ocho años, luego de reelegirse por un segundo período, desde el inicio de su mandato realizó una cacería de los principales capos de la droga en Honduras, algunos de ellos se entregaron directamente a la justicia de Estados Unidos, y otros fueron capturados y entregados en extradición a través de un procedimiento que el mismo Hernández promovió y aprobó siendo presidente del Congreso Nacional en el gobierno del expresidente Pepe Lobo.

JOH como se le menciona fue acusado por los mismo narcotraficantes que lo acusan de participar del negocio de la droga en conjunto con su hermano el exdiputado Juan Antonio ‘Tony’ Hernández quien fue capturado, juzgado y condenado en Estados Unidos, por lo que ahora cumple condena de cadena perpetua más treinta años de cárcel en la penitenciaría de Victorville en California.

Expresidente de Honduras Juan Orlando Hernandez es extraditado a EEUU
Fotografía EFE

Los tres cargos que se le acusan

  1. Conspiración para importar una sustancia controlada a los Estados Unidos
  2. Usar o portar armas de fuego ametralladoras y dispositivos destructivos
  3. Conspiración para usar o portar armas de fuego en apoyo a la conspiración de importación de narcóticos

Primer cargo: conspiración para importar sustancia controlada a los Estados Unidos desde un lugar fuera del mismo, así como fabricar y distribuir una sustancia controlada con la intención y el conocimiento que dicha sustancia sería importada ilegalmente a ese país. De igual manera, fabricar, distribuir y poseer con la intención y distribuir una sustancia controlada a bordo de una aeronave registrada en los Estados Unidos.

Segundo cargo: usar o portar armas de fuego, ayudar e instigar al uso y el porte y la posesión de armas de fuego, a saber: ametralladoras y dispositivos destructivos durante y en relación con, o poseer armas de fuego, incluidas las ametralladoras y los dispositivos destructivos en apoyo de la conspiración de importación de narcóticos de la que se le señala en el cargo uno de la acusación de reemplazo y ayudar e instigar a la misma.

Tercer cargo: conspiración para usar o portar armas de fuego incluyendo ametralladoras y dispositivos destructivos, durante y en relación con, o poseer armas de fuego incluyendo ametralladoras y dispositivos destructivos, en apoyo de la conspiración de importación de narcóticos.

JOH: Soy inocente

El expresidente hondureño ha reiterado en muchas ocasiones su inocencia a los cargos que se le imputan y ha llamado al hecho de que es una venganza de los narcos por haberlos combatido.

La familia del expresidente expresó la noche de ayer miércoles su confianza en la justicia estadounidense y dijo que espera poder demostrar en Estados Unidos que el exgobernante es víctima de una venganza orquestada por narcotraficantes.

“Confiamos en la justicia norteamericana y que cuando se nos dé la oportunidad de contrastar declaraciones falsas de narcotraficantes con evidencia tangible, se va a poder demostrar cómo Juan Orlando al frente del gobierno de Honduras enfrentó y logró desmantelar bandas delincuenciales”, indicó la familia del exgobernante en un comunicado.

Agregó que Hernández “combatió el crimen organizado en todas sus formas de manera valiente, logrando reducir como ninguno los índices de violencia en nuestro país, y que sus ciudades ya no fueran consideradas entre las más peligrosas del mundo, como estaban cuando él ascendió al poder de la nación”.

La familia de Hernández anunció, además, que ha contratado a los abogados Daniel Pérez, exfiscal adjunto del estado de Florida, y Raymond Colon, para defender al expresidente en la Corte del Distrito Sur de Nueva York.

Extradición del presidente Juan Orlando Hernández por narcotráfico

Operación Liberación

La extradición hacia Estados Unidos del expresidente hondureño se inició este jueves con su traslado, esposado, a la Base Aérea Hernán Acosta Mejía, en el sur de Tegucigalpa, de donde será llevado en un avión hacia Nueva York para ser enjuiciado por los tres cargos asociados al narcotráfico.

El helicóptero que trasladó a Hernández a la Base Aérea despegó hacia las 17.30 GMT desde una unidad especial de la Policía Nacional, donde el exgobernante permanecía recluido desde el 15 de febrero, cuando fue capturado frente a su residencia, un día después de que Estados Unidos solicitase a Honduras su detención provisional con fines de extradición.

En la «Operación Liberación» para extraditar a Hernández, bajo rigurosas medidas de seguridad, participan entre 800 y 1,000 efectivos de la Policía Nacional, según dijo hoy el ministro de Seguridad, Ramón Sabillón.

Cinco minutos después el helicóptero de la FAH llegó a la Base Aérea Hernán Acosta Mejía, donde Hernández fue llevado al interior de esa instalación militar.

El avión de la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA) que llevará a Hernández llegará a la Base Aérea Hernán Acosta Mejía hacia las 18.00 GMT.

Traslado en avión por la DEA

El avión de Administración para el Control de Drogas (DEA) partió a desde las 9:40 de la mañana procedente de Fort Lauderdale con destino a Tegucigalpa, para llevar a cabo la extradición del expresidente.

“Tiene derecho a guardar silencio, todo lo que diga será usado en su contra, tiene derecho a un abogado, si no puede pagarlo el gobierno de Estados Unidos le proporcionará uno”.

La advertencia “Miranda Rights” fue el primer paso de las autoridades del gobierno de Estados Unidos para dar inicio a un extenso y complicado proceso judicial en contra del expresidente de Honduras, Juan Orlando Hernández Alvarado.

El exmandatario fue llevado por agentes de la Administración de Control de Drogas (DEA) hacia Estados Unidos al ser solicitado en extradición por suponerlo responsable de tres delitos relacionados con el narcotráfico.