La etnia Chortís en Honduras

Son descendientes directos de los mayas, responsables de la cultura de Copán, Quiriguá y demás ciudades australes del viejo imperio. Es considerado como el grupo más meridional de la familia maya-quiché. Algunas veces han sido clasificados como un subgrupo de la familia étnico-lingüística maya-quiché.

En la época de la conquista el chortí ofreció resistencia, la que fue concedida en su mayor parte por el cacique Copán Galel, quien organizó al indígena y se enfrentó al colonizador en el año de 1524.

En antiguo territorio Chortí era la frontera sudeste del Viejo Imperio. Ocupaban el ángulo suroeste del actual territorio de Honduras y, probablemente, se extendían hacia el este de la actual ciudad de Copán.

Estaban establecidos en los flancos orientales del sistema montañoso del Merendón y se internaban, probablemente, hasta el Valle de Sensentl, en el actual departamento de Ocotepeque.

Los Chortís pueden ser descendientes directos de la población que habitaba Copán antes de la conquista y su lengua puede ser, en lo fundamental, la misma que se hablaba en el antiguo Copán.

La disminución progresiva de la población chortí comenzó al igual que otros pueblos indígenas del país, en el siglo XVI, con el ¡nielo de la colonización, ya que el sistema español de repartimientos y encomiendas afectó seriamente a las poblaciones Indígenas.

Los malos tratos y los vejámenes cometidos contra los Indios por parte de los trabajadores de añil y las epidemias de viruela y sarampión, provocaron considerables estragos en las comunidades indígenas.

Ver Etnias de Honduras

Dónde se Ubican

Actualmente se extienden, en Guatemala, por el departamento de Chiquimula y, en Honduras, por el departamento de Copán especialmente en el municipio de Copán Ruinas.

Los campesinos de tradición Chortí, en Honduras, se encuentran localizados en las aldeas de El Encantadito, Cidral, El Jardín, Potrerillos, La Unión, El Porvenir, Buenos Aires, Llantillos, Salitre, Hacienda, El Cordoncillo, El Corralito, El Ostumán, La Laguna, El Chilar, Aguar Zarca, San Antonio, San Francisco, y Mina de Piedra, todas en el Departamento de Copán.

La población Chortí en Guatemala es de 55,000 habitantes, mientras que en Honduras, es solo de aproximadamente 5,000. También han perdido la lengua y las vestimentas tradicionales.

El grupo identificado como Choles, que habitan en Chiapas son lingüística y culturalmente primos de los chortís.

Cultura

Además el uso de los Instrumentos musicales como la teponagua, el cutín, el tambor, el pito, el chichín o sonaja y el cuerno. El rito “El baile de los gigantes”, se practica en algunos lugares.

Su alimentación se reduce básicamente al uso del maíz y el fríjol; el primero a través de diferentes formas; en bebidas como el chilate, el pozol, atole dulce y agrio, en comidas como la tortilla, el tamal de viaje, el nacatamal y el totoposte; en bebidas embriagantes usan el jugo de caña o de piña fermentada.

Religión

La religión chortí precolombina y la religión católica tienen afinidades. Ambas conocen el bautismo, la confesión, el peregrinaje, el uso de inciensoy la idea del sacrificio.

La idea de un Dios creador, héroe universal y espíritu superior, parece ser compartida por los campesinos con tradición Chortí. Cada comunidad tiene un santo patrono a quien rinden culto. Su efigie es guardada celosamente en su iglesia. Otros santos están bajo la guardia de particulares o cofradías.

El santo patrono de una comunidad está directamente asociado con los ritos agrarios. Chaac, la lluvia, el Panahturo, el viento, son dirigidos por el arcángel San Miguel, quien determina el clima y la frecuencia de las precipitaciones. La virgen María, quien es también la guardiana del maíz, ayuda a los dioses cuando vierten el agua de sus calabazas que cae en forma de lluvia sobre la tierra.

Lengua

Según las fuentes científicas, el pueblo chortí es uno de los más antiguos dentro de la familia maya-quiché, lo que confirma el arcaísmo de su idioma.

A mediados del siglo pasado, la lengua chortí se hablaba aún en Copán y sus alrededores, incluso en el Valle de Sensenti.

El chortí, en Honduras, se considera una lengua muerta.