Actividades de Aventura en Honduras

El país por su diversidad de ecosistema ofrece una amplia variedad de actividades turísticas desde rafting, escalada, canopy y caminatas.
Actividades de Aventura en Honduras

Honduras tiene una gran oferta en Actividades de Aventura

Eco Finca San Silvestre

Esta antigua finca de frutales se convierte en 2007 en la Eco Finca San Silvestre, para que a través del fomento y la implementación del turismo responsable y sostenible proteja y preserve la flora y fauna local. En ella recorres un bosque tropical que te envuelve y contagia el bienestar de la riqueza natural del sitio. Como parte del recorrido también puedes darte una refrescante zambullida en las frescas y cristalinas aguas del Río San Silvestre.

Sendero Río Zacate

Esta ruta es otra forma de explorar el Parque Nacional Pico Bonito, en la que el agua es protagonista de inicio a fin y podrás encontrarte con varias especies de aves tropicales, como tucanes y golondrinas. A través del sendero sigues el curso del Río Zacate y sus cristalinas aguas, a veces de cerca, a veces lo suficientemente lejos como para apreciar los paisajes del río, hasta que llegas a una hermosa cascada de unos 40 m de altura.

Sendero Guaruma, La Ceiba, Atlántida

Una experiencia comunitaria y de conservación ambiental desde sus orígenes. Este camino, trazado por los jóvenes voluntarios de la Organización Guaruma, empieza en Las Mangas, una de las 72 comunidades en la zona de amortiguamiento del Parque Nacional Pico Bonito. Se divide en dos: el Sendero de las Flores y el de los Árboles.

Jóvenes nativos de la cuenca del Río Cangrejal te guían por 2 km de aventura natural, apta para todas las edades, en la que encuentras orquídeas, plantas medicinales, árboles frutales y maderables, varias especies de pájaros, como colibríes, mot mots, patos de agua, garzas blancas, garcitas morenas, oropéndolas o golondrinas.

Esta opción para explorar el Parque Nacional Pico Bonito te permite tener contacto directo con la vida cotidiana de la comunidad de Las Mangas y te lleva por toda la naturaleza viva de las Flores y los Árboles, a través de un puente de hamaca con muy buenas vistas, hasta la cristalina quebrada «La Muralla» en la que también puedes bañarte.

Sendero La Canasta, La Ceiba, Atlántida

Como pasa en todo el mundo, muchas veces la parte llamativa de un lugar, tarde o temprano, termina siendo parte de su nombre. Esto pasa con los senderos del Parque Nacional Pico Bonito. Como éste, bautizado por la forma en la que empieza la aventura: cruzando el Río Cangrejal dentro de una canasta metálica aérea.

Comienza en la comunidad de El Pital, donde puedes comprar bordados artesanales y posiblemente ver su proceso de fabricación. Además de cruzar el río colgando en una canasta, pones a prueba tu espíritu aventurero con una caminata que te recompensa con una poza escondida entre los árboles.

Lago de Yojoa

Es el único lago de origen volcánico en Honduras y la mayor reserva de agua dulce con que cuenta el país. En 2005 fue reconocido como Humedal de Interés Mundial por la ONU, a través de la convención RAMSAR. El lugar ofrece múltiples opciones a los turistas para pasar varios días en la zona con una amplia variedad de restaurantes, centros de recreación con piscinas y diversiones acuáticas, y zoológicos.

Está rodeado por grandes montañas que alcanzan alturas de más de 2.600 msnm. Algunas de estas montañas están catalogadas como parques nacionales, entre ellas se encuentran: el Parque Nacional Azul Meámbar en la costa sur del lago y el Santa Bárbara al norte.

Cataratas de Pulhapanzak, Lago de Yojoa

Cuando el curso del Río Lindo se queda sin suelo, cae 43 metros en Pulhapanzak con suficiente caudal como para provocar un ‘rugido’ que lleva la brisa fina que se siente a cierta distancia de las cataratas. El balneario ofrece también una hacienda donde compartir en el ordeño de vacas y la fabricación de queso, y hospedaje en cabañas. Algo menos conocido es que en el sitio hay importantes rastros precolombinos de una calzada de piedra y una plaza rodeada por 4 montículos del período clásico (600-900 a.C.).

El Río Lindo sigue su curso con algunos tramos rápidos que puedes bajar sobre un flotador gigante (river tubing) durante 2 horas. Si buscas más aventura, puedes zigzaguear hasta la catararata en una de las 12 líneas de canopy que también te llevan al bosque cercano. Pulhapanzak, parte de la zona de influencia del Lago de Yojoa, está en la aldea de Buenaventura, a 17 kilómetros de Peña Blanca y rebosa por ese risco siempre cubierto de agua que no puedes dejar de fotografiar.

Arrecife Capiro

Los pescadores contaban de unos “pedreros” entre Punta Sal y Punta Izopo. Y en 2009, buzos exploradores descubren una cordillera submarina de coral, en gran parte vivo, que forma el arrecife de Capiro. Cerca de 8 km de barra coralina en tres colonias, sumergida en el centro de la Bahía de Tela, protegiendo sus playas de agua transparente a 28-32ºC.

El arrecife de Capiro aloja el colorido de una gran cantidad de peces del Caribe y varias especies de coral que forman los surcos y crestas que se levantan desde los 25 m hasta los 10 m de profundidad. La especie predominante de la barra es el coral lechuga, que en algunas zonas llega a ocupar el 90% de cada m2 coralino. Para llegar a él recorres entre 7 y 8 km desde la costa. Aquí puedes recibir cursos PADI para principiantes y expertos, o sumergirte en los 20 sitios identificados a lo largo de la novedad submarina de Tela, otra aventura inesperada.

El Canopy de La Campa, Gracias, Lempira

La ciudad colonial de Gracias, ubicada en las faldas del Parque Nacional Celaque, es una de las ciudades más antiguas de Honduras. Más importante aún es el inestimable valor del espíritu lenca que pervive en la ciudad y sus montañas cercanas. Bastión de la cultura lenca, Gracias es una ventana a los descendientes del pueblo indígena más importante que encontraron los españoles al momento de su llegada.

Si te gustan la naturaleza y las emociones fuertes, no puedes dejar de probar el canopy en La Campa. Con 600 metros de longitud y 200 metros de alto, es el canopy más largo y alto de Centroamérica.

Canopy en Pico Bonito, La Ceiba, Atlántida

Consiste en 9 cables de alta aventura. Cada cable tiene su propia personalidad y te ofrece una experiencia estimulante. El último cable, que es de 600 pies de largo, te llevará a la oscuridad de la selva sobre el río, a una velocidad muy rápida. Incluye en la gira una corta caminata donde aprenderás un poco acerca de la flora y fauna dentro de Pico Bonito.

Rafting en el Río Cangrejal, La Ceiba, Atlántida

Las corrientes del Río Cangrejal cruzan el Parque Nacional Pico Bonito y el resto de la cordillera de Nombre de Dios, formando algunos de los mejores rápidos de Centro América. Pocas ciudades en el mundo comparten con La Ceiba la posibilidad de practicar el rafting a tan pocos kilómetros del centro de la ciudad. Seas principiante o experto, vives una excitante experiencia al natural en el Cangrejal en rápidos con niveles de dificultad 2, 3 y 4, asistido por personal calificado y con equipo que cumple los requisitos internacionales para hacer rafting.

Guías experimentados te dan un entrenamiento adecuado para lo que vendrá río abajo, y ya sobre la balsa, con todas las medidas de seguridad revisadas, estás listo para luchar contra la fuerza del río y aprovecharla para sortear su curso. El invierno es la mejor época para hacer rafting en un Cangrejal más caudaloso. El canopy, las caminatas, riverhiking y diversas actividades de río son excelentes complementos para su principal atractivo.

Disfrute y viaje a lo largo de los turbulentos rápidos clase III y IV del río Cangrejal.

Incluye:

  • Todos los impuestos y tasas
  • Gastos de manejo
  • Tarifas de los parques nacionales
  • Almuerzo
  • Guía profesional

La Mosquitia, Gracias a Dios

La zona más remota de Honduras es también la más biodiversa y la de mayor concentración étnica. Aquí está el bosque tropical lluvioso más grande de América después del Amazonas, formado por: la Reserva de la Biósfera del Río Plátano, que desde 1982 es Patrimonio Mundial de La Humanidad; el Parque Nacional Patuca; la Reserva Antropológica Tawakha; el Refugio de Vida Silvestre Cruta Caratasca; y la Reserva Biológica de Rus Rus.

Aventurarte en La Mosquitia, asistido por guías expertos, es explorar una de las zonas más extremas del continente. Al otro lado de la aldea de Las Marías, entras en un mundo sin tiempo en el que los árboles no dejan ver el sol, convives con animales salvajes y viajas río abajo, superando selva, sabanas y lagunas, hasta llegar al Caribe para contar lo que podría ser la mejor aventura de tu vida.