Honduras en el Mundo Maya – La Civilización Maya

Honduras, está en el corazón del istmo centroamericano y sirve como puente entre la diversidad biológica de Mesoamérica y Suramérica.
La Civilización Maya

Por su ubicación geográfica en la región tropical, y por servir como puente entre la diversidad biológica de Mesoamérica y Suramérica, Honduras, está en el corazón del istmo centroamericano, bañado en su costa norte por el Mar Caribe y en la costa sur por El Océano Pacífico en el Golfo de Fonseca, que es compartido entre Honduras, El Salvador y Nicaragua.

Con una extensión territorial de 112,492 kilómetros cuadrados, tiene frontera hacia el occidente con la República de Guatemala, hacia el suroeste con la República de El Salvador y hacia el oriente con la República de Nicaragua. El idioma oficial es el español, sin embargo en Islas de La Bahía, el inglés es el idioma predominante, resultado de una gran influencia británica sobre las islas durante la época colonial.

Grupos étnicos

La mayor parte de la población es mestiza, sin embargo, aún existe una minoría indígena, entre los que destacan los lencas en el occidente del país, así como los miskitos, pesh y tawahkas en la costa nororiental. Otro grupo étnico bien definido y con presencia importante en el país, es el garífuna, producto del mestizaje cultural entre los indígenas araucos, que poblaban las Antillas Menores, y los esclavos negros que fueron importados a América. Este grupo étnico arribó a territorio hondureño en 19797 y actualmente tiene una importante presencia en la costa norte del territorio nacional.

Ver también Conoce las Etnias de Honduras – Grupos indígenas existentes en Honduras

Además de la belleza natural, cultural y étnica posee espectaculares sitios arqueológicos, densas selvas tropicales y un maravilloso escenario submarino. Considerada una de las ciudades más importantes del Mundo Maya, es Copán que fue ocupada por los mayas desde comienzos del período pre Clásico, hasta finales de los períodos Clásicos. Ubicado en un fértil Valle con una extensión de 24 kms2, bañado por el río del mismo nombre.

Copán, la gloria de los Mayas

Antes de la llegada de los españoles al territorio hondureño, específicamente en el occidente, habitó una civilización gloriosa conocida como los mayas, cuyo período Clásico fue entre los años 250 y 900 d. C, considerada como la “época de oro”.

De acuerdo a estudios arqueológicos, unos 27,000 mayas poblaron el occidente de Honduras en aproximadamente 24 kms2, en donde desarrollaron un nivel sociopolítico de ciudad estado, que los colocó como una de las sociedades más avanzadas de su época.

Correspondió al español Diego García de Palacio, el descubrimiento de la Ciudad Maya de Copán en 1576 e informar al rey Felipe II sobre la suntuosidad del sitio, pese al avance de la selva en ella, calificándola como de una grandiosa arquitectura realizada por pueblos en el estado cultural del barbarismo.

El pueblo indígena de Copán fue encomendado a Diego Pineda Menor en 1582, quien poseía una encomienda con 20 tributarios. Las primeras exploraciones se hicieron con fines científicos en 1834 cuando el gobierno de la Federación Centroamericana envió al militar de origen irlandés Juan Galindo a inspeccionar la cultura de los pueblos ancestrales en el sitio de Copán a fin de incorporarla a la nueva patria que se constituía en Centro América.

John Stephens y Frederick Catherwood en 1838 recorrieron la región centroamericana y el sur de México explorando los sitios de las culturas americanas, particularmente la Cultura Maya emulando a los especialistas europeos que se habían lanzado a reinterpretar el mundo antiguo en las culturas del mundo clásico griego y del Medio Oriente, Egipto y Mesopotamia. De sus visitas redactaron artículos de la cultura maya, así como dibujos que fueron publicados en importantes rotativos de la época sobre todo en la ciudad de New York.

Durante la estadía de Stephens y Catherwood, en Copán se manifestó el caso de la compra de las ruinas a José María Acevedo, quien se decía dueños de los predios y al se le pagó 50 dólares. La versión se registró en el libro “Viajes e incidentes por Centroamérica, Chiapas y Yucatán.

Santa Rosa de Copán… una ciudad post-colonial

El lugar donde se ubica la ciudad de Santa Rosa de Copán, fue conocido desde 1725 como parte de un rancho donde se cultivaba tabaco. A finales del Siglo, el rancho pasó a ser una hacienda, que fue conocida como Los Llanos, nombre con el que se integrara posteriormente al ser conocido el lugar como Los Llanos de Santa Rosa de Copán. La población de Santa Rosa perteneció a la tenencia de Sensenti de acuerdo al informo de Ramón de Anguiano en 1801, con ninguna familia de españoles, 31 familias ladinas y 26 solteros.

En el anuario estadístico del padre Ramón Vallejo de 1889 se describía el pueblo de Santa Rosa, que existía de fines del Siglo XVIII, como una pequeña aldea rodeada de hermosos ocotales, habitada por 406 familias que se ocupaban de la explotación y beneficio del tabaco. A raíz de esta actividad, las autoridades españolas instalaron una factoría de tabaco. Santa Rosa de Copán, después del proceso de independencia en 1823, adquirió el título de Villa y el de Ciudad el 12 de abril de 1843 bajo el gobierno de Francisco Ferrera.

Santa Rosa, durante la Federación Centroamericana, fue utilizada como pretexto para invadir el Estado de Honduras, ya que el presidente Manuel José Arce, justificando la protección de la producción tabacalera, hizo llegar al coronel José Justo Milla para atacar y deponer al Presidente Dionisio de Herrera, sitiando a la entonces Capital Comayagua.

Desde el poblamiento de Santa Rosa de en el altiplano y como consecuencia de u actividad productiva en el cultivo del tabaco, se construyeron importantes edificaciones el Cuartel Militar, el despacho de la comandancia de armas y el templo católico. Entre sus festejos principales figura la celebración de la fiesta patronal el 30 de agosto, en honor a Santa Rosa, destacándose igualmente la Feria de Ciencias que realiza el instituto Álvaro Contreras.

Copán Ruinas, impresionante Ciudad Maya

Se encuentra a un kilómetro del parque Arqueológico de Copán. En el centro del pueblo se ubica un pequeño museo que es representativo de la cultura maya. El museo se instaló con motivo de los trabajos de investigación y restauración de la zona arqueológica, en el que se exponen valiosas colecciones de piezas de jade, cerámica ceremonial, objetos de concha y hueso, obsidiana, excéntricos mayas, entierros con sus ofrendas y piezas escultóricas de mediana dimensión bellamente labradas.

En el pueblo de Copán Ruinas se puede también visitar el mercado, comprar artesanías locales, realizar paseos a caballo, disfrutar de sus servicios de restaurantes y hotelería. Por su situación topográfica, posee elevaciones desde las que se aprecia el paisaje del valle, la vega del río, sus bosques y los sembradíos y secadores de tabaco.

El Colapso de los Mayas

En la actualidad, las Ruinas de Copán constituyen uno de los principales centros de investigación del pasado de los mayas, que se vienen realizando desde mediados del siglo pasado, habiendo aportado numerosos conocimientos de su vida social, administrativa, económica y política, así como la relación e esa civilización con el ambiente que propició su desarrollo y, en última instancia, su colapso.

Los estudios arqueológicos sostienen que el declive de la civilización maya vino por la sobrepoblación y el sobre desarrollo, pues en el crepúsculo del mandato de Yax Pac, XVI Gobernante, entre el 763 y el 820 d.C, gran cantidad de bosque del Valle de Copán había sido talado para proveer nuevas tierras para asentamiento y agricultura, así como para obtener leña y materiales de construcción, trayendo como consecuencia un grave desequilibrio ecológico.