Actividades de Sol y Playa en Honduras

Honduras cuenta con bellas playas en islas, cayos y tierra firme, la mayoría de ellas con excelentes servicios hoteleros.
Actividades de Sol y Playa en Honduras

Playas de Honduras

Encuentro con Delfines, Roatán

Comienza viajando a través de una laguna hacia Bailey’s Key, uno de los dos cayos que componen Anthony’s Key Resort, el hogar privado de una gran familia de delfines nariz de botella del Atlántico. Durante el encuentro de 30 minutos, tendrá excelentes oportunidades para tomar fotografías, además de las fotografías profesionales que tomaremos de usted y sus nuevos amigos.

Carambola Jardín Botánico, Roatán

Es un lugar ideal para el senderismo, la fauna y la fotografía escénica, eco tours, tours de profesor / estudiante, observación de aves, estudios de la naturaleza, y por supuesto, la relajación. Por lo tanto, puede «dar un paseo por el lado salvaje» mientras disfruta de las plantas, orquídeas, plantas medicinales, especias exóticas, frutas y árboles de frutos secos, incluyendo el muy popular «Árbol de Chocolate» y la floración del famoso árbol de caoba hondureña.

Sandy Bay, Roatán

Al oeste de Coxen Hole y camino de West End, es una de las localidades más completas de Roatán. Aquí puedes nadar o bucear con delfines y disfrutar sus acrobacias en el Instituto de Ciencias Marinas, que está en el Hotel Anthony’s Key junto al Museo de Roatán. Ambos están abiertos de jueves a martes.

West End, Roatán

Un arrecife con coral vivo y muy cerca de la costa es el mayor atractivo de este extremo de Roatán, que además de ser el lugar predilecto para bucear, tiene las mejores playas de la isla. Con la arena más blanca y el agua más cristalina tendida sin olas, casi inmóvil, como si fuera un estanque natural infinito, nadas o buceas entre colores y corales como en ningún otro lugar.

En West End encuentras también los mejores hoteles de la isla, los restaurantes más famosos – especialistas en mariscos y cocina de diferentes países -, apartamentos y casas de alquiler para diferentes presupuestos y la mayor parte de las empresas de buceo. West End está a pocos minutos de Coxen Hole en taxi, a un poco más en watertaxi, que es una opción mucho más agradable, y a 40 minutos paseando por la playa. Desde este punto más occidental de Roatán ves las luces de La Ceiba por la noche y, en días muy claros, las montañas de Atlántida.

Playa West Bay, Roatán

Ven y disfruta de un maravilloso día de relax en nuestra hermosa playa de arena blanca: West Bay Tabyana Beach, una impresionante playa natural. Es un destino verdaderamente increíble que vale la pena visitar. Aquí podrás disfrutar de una variedad de actividades, como: paseos en barcos banana, barcos con fondo de vidrio, en barcas y en kayaks de océano, parasailing, snorkeling y jet ski, entre otros.

Punta Gorda, Roatán, Islas de la Bahía

Es la puerta de entrada de los garífunas a Centroamérica. Aquí llegaron en barco los ingleses a dejarlos después de que se rebelaran en San Vicente, y hoy es uno de los puntos más poblados en la isla. Unas 3500 personas, la mayoría garífunas, se dedican desde siempre a la pesca artesanal, pero cada vez más se están sumando al turismo y preparándose para recibirte en la parte de la isla que tiene las aguas de mar más limpias. El Carnaval de Punta Gorda en abril es la fiesta más étnica y autóctona de la isla, en la cuna centroamericana de la punta, entre los sabores y colores tradicionales garífunas.

Gumbalimba Park, Roatán

Es un lugar lleno de hermosa naturaleza y aventura que se puede disfrutar en compañía de familia y amigos. Si desea pasar tiempo de relax y entretenimiento en contacto directo con la naturaleza, el Parque Gumbalimba será capaz de satisfacer sus necesidades. Situado en West Bay y frente al mar, el parque es un destino obligatorio para los viajeros de vacaciones en esta hermosa isla de Honduras.

Arch’s Iguana and Marine Park, Roatán

Este santuario de vida silvestre está dedicado a la conservación de la vida marina y de los corales. Es un lugar especial cuyo objetivo es demostrarle a la gente otro lado de la vida marítima, uno que necesita ser respetado y protegido. Aquí, más de 40,000 iguanas pueden encontrarse andando libremente.

Los visitantes pueden acariciar y alimentar a los reptiles amigables, entre otras actividades y experiencias de aprendizaje y diversión. Iguanas son liberadas en la naturaleza cada año, ayudando a mantener la población de reptiles nativos en la isla. Otras criaturas viviendo en el sitio incluyen monos, tortugas marítimas rescatadas y peces tarpón.

Cayos de Utila, Utila

son un grupo de 13 pequeños cayos en la parte suroeste de la isla. Los dos principales, Suc-Suc (Pigeon) y Jewel Cay, son el hogar de pescadores locales descendientes de los primeros pobladores que llegaron en la primera mitad del siglo XIX desde las Islas Caimán. Ragged Key es un refugio para infinidad de especies de aves que se suman al impresionante paisaje caribeño, cuyas aguas visitan delfines, tortugas y varias especies marinas más.

En 1992, los cayos son declarados oficialmente Refugio de Vida Silvestre. La mayoría de los cayos son privados, pero varios pueden visitarse. Water Key es un punto desierto de arena blanca y vegetación tropical en pleno Caribe donde disfrutas de una playa de ensueño, aguas cristalinas que se pueden recorrer haciendo esnórquel, y aislamiento, que se convierte en fiesta masiva el primer fin de semana de agosto en el festival Sun Jam.

The Pumpkin Hill, Utila

Es famosa por ser el punto más alto en Utila y la primera parte visible de la isla al acercarse por el mar desde cualquier dirección. Alrededor de la zona, las lavas basálticas y las tobas fueron erupcionadas sobre una superficie erosiva coronada de coral, creando interesantes formaciones rocosas que varían en colores de rosa salmón, donde la ceniza volcánica se ha combinado con corales fosilizados, hasta el negro azul oscuro de las formaciones de basalto.

Durante el milenio, la vegetación tropical decaída se ha combinado con las rocas erosionadas para formar una rica capa de suelo de tipo aluvial alrededor de la base de la colina, que eventualmente se convierte en terreno arenoso en la pequeña meseta antes de llegar a la costa.

Playa Chepes, Utila

Es la mejor playa de Utila. Sus aguas cristalinas de temperatura perfecta, junto con la arena blanca y palmeras, te harán sentir que el paraíso sí existe. Ubicada a 20 minutos después del final de las casas de la única calle principal de Utila.

Turtle Harbor Park, Utila

Es un Área Silvestre Protegida, de 934.09 ha, constituida especialmente de humedales que se mezclan con sabanas de inundación, manglares, bosques mixtos y bosques de tique. Incluye un frente de playa arenosa, entre otras zonas.

La peculiaridad de esta zona protegida radica en su dependencia al régimen de agua, pues su estructura ecológica está cimentada en la presencia de este elemento. Además, es un sitio de suma importancia para varios grupos de vertebrados entre los que destacan las aves migratorias y la iguana utileña. Esta área protegida tiene excelente potencial para el uso turístico sostenible por la naturaleza de los hábitats que incluye y su belleza escénica.

Playa El Soldado, Guanaja

Es ideal para pasar un buen rato disfrutando de la armonía de la naturaleza. Puede relajarse en los blancos bordes de la playa y tomar el sol, darse un chapuzón en las calmadas aguas transparentes y observar los pequeños peces aventureros que se acercan a la orilla de la playa.

Playa El Soldado, Guanaja

Es ideal para pasar un buen rato disfrutando de la armonía de la naturaleza. Puede relajarse en los blancos bordes de la playa y tomar el sol, darse un chapuzón en las calmadas aguas transparentes y observar los pequeños peces aventureros que se acercan a la orilla de la playa.

Deena Beach, Guanaja

Es una paradisíaca ribera en la banda norte de la isla, con arena blanca, un mar calmo y transparente, un bosque casi virgen de pinos y una vista alucinante a una bahía desértica. Para llegar a esta bella playa tendrá que cruzar paisajes inexplorados cuya belleza rivaliza con la de cualquiera de sus islas hermanas.

Península de Punta Sal, Tela, Atlántida

Es parte del Parque Nacional Jeannette Kawas, el cual es uno de los parques con mayor riqueza y belleza escénica de la costa norte. La península de Punta Sal posee seis playas de arena blanca, aguas transparentes y arrecifes coralinos. No solo nadar es estas aguas es un regalo de la naturaleza, pescar también. Además, la vida salvaje es espectacular: cuenta con diversas especies como jaguares, monos aulladores y boas, entre otros.

Tela, Atlántida

Es una de las principales ciudades de Atlántida. Guarda bajo el mismo sol caribeño: un reino de aventuras -de tierra o agua- en sus dos parques nacionales y su jardín botánico; una colección de azules, que solo empieza en sus playas, y otra de formas naturales en su arrecife. Todo esto con el sabor a Caribe de la machuca y el rice and beans, entre ritmos garífunas – una cultura que es Patrimonio Intangible de la Humanidad y que vive sobre la arena fina de aldeas como Tornabé, San Juan, La Ensenada y Triunfo de la Cruz.

Triunfo de la Cruz, Tela, Atlántida

Tela es la primera ciudad de origen colonial en tierra continental hondureña. Cristóbal Colón la fundó el 3 de mayo (festividad católica de la Cruz) de 1524 como Villa del Triunfo de la Cruz. El nombre de la ciudad evolucionó a Tela, pero a orillas del Caribe, a poco más de 9 km al noreste de la ciudad, permanece la villa con el nombre de Triunfo de la Cruz. Es el lugar que acoge una de las comunidades garífunas más numerosas de la costa. Cuenta con aproximadamente 2 km de playa de mar relativamente calmo, donde se pueden encontrar servicios de hospedaje y alimentación.

La Ceiba, Atlántida

Es la capital del Caribe hondureño, novia de carnaval, terraza al mar, pista de baile, lanzadera de aventuras, planta baja y antesala de ricos tesoros naturales. La ciudad puerto de La Ceiba nace alrededor de una inmensa ceiba, el árbol sagrado de los mayas, a finales del siglo XIX.

Aquí le espera gente hospitalaria y jovial, además de la oportunidad de disfrutar del sol en el mar, o explorar la riqueza de los parques naturales, arrecife, montaña y mangle, que la envuelven. Su mirador, quizás la montaña más alta a orillas del Caribe, es un bosque tropical de donde bajan corrientes empapadas de aventura.

Sambo Creek, La Ceiba, Atlántida

Si buscaras el lugar con más garífunas en Honduras, a 20 minutos de La Ceiba (15 km), rumbo a Trujillo, llegas a la aldea que además tiene los mejores grupos de danza y baile en la zona. Si los mejores ritmos se disfrutan de oído o en movimiento, los sabores de la auténtica cocina garífuna le añaden otro sentido a tu experiencia en Sambo Creek. El restaurante Kabasa y el Centro Turístico son dos buenas opciones.

Aquí disfrutas de pescados, mariscos y sopas, leche de coco, yuca o mandioca, machuca y cazabe, entre la hospitalidad de una comunidad amistosa y abierta que te muestra sus propias casas, los mejores puntos de una playa que parece hecha con harina y te lleva a Cayos Cochinos o a la Laguna del Cacao. No te vayas sin probar el guifity, una mezcla de hierbas y ron a la que se atribuyen muchos efectos. Puedes llegar en carro, bus o taxi, e irte también en lancha con vivencias propias, compartidas y para compartir.

Paseo Turístico de los Ceibeños, La Ceiba, Atlántida

Es un lugar ubicado a la orilla del mar, donde se puede pasar un buen momento entre familia y amigos, y disfrutar de un bello paisaje y atardeceres. Cuenta con un parador turístico donde se pueden tomar fotografías teniendo el inmenso mar de fondo, y degustar de diferentes platillos ya que podrá encontrar varios restaurantes y ventas de comida alrededor.

Está acondicionado con mobiliario para brindar comodidad a los pobladores y turistas que visitan el sitio. Se hicieron amplias aceras a lo largo del paseo para caminar, se colocaron bancas para un descanso tranquilo mientras se observa el paisaje, y está iluminado con faroles durante las noches, además de contar con baños, llaves de agua dulce para eliminar el agua salada, juegos para los niños y un área para estacionamiento de vehículos.

Puerto Cortés, Cortés

Es la ciudad portuaria más moderna de Centroamérica y fue una de las primeras fundaciones españolas en Honduras. Establecida en 1524 como Villa de Puerto Caballos, Puerto Cortés es una ciudad que, conservando su sereno ritmo de vida, se ha desarrollado en torno a este «Puerto Seguro» – certificado para el comercio con Estados Unidos -, sus parques industriales y maquilas.

En «El Puerto» tienes una opción interesante para viajes de día desde San Pedro Sula – a sólo 55 km – o para disfrutar de la playa, la cocina y cultura garífuna o la variedad de especies de aves que viven en los manglares de la Laguna de Alvarado. La Playa Municipal y la Cieneguita son dos de las mejores opciones para disfrutar del sol caribeño con vista al puerto. Avanzando un poco más, llegas en unos 20 minutos a las comunidades garífunas de Travesía y Bajamar, donde puedes probar platos garífunas hechos en hornos de leña. También puedes reservar una visita guiada por la Empresa Nacional Portuaria.

Comunidades Garífunas de Travesía y Bajamar, Puerto Cortés, Cortés

Ubicados en la costa oeste del municipio, son dos pueblos muy populares, especialmente para los turistas nacionales durante los días festivos, como Semana Santa. Estas comunidades, aunque relativamente alejadas del puerto, son de fácil acceso, seguras y además cuentan con los servicios básicos (agua potable y energía eléctrica).

Cubren una zona de aproximadamente 10 kilómetros de arenosas playas, sol y hermoso mar, donde se pueden encontrar restaurantes, hoteles y otros puntos de ventas varias. Su principal atractivo es la cercanía que se puede disfrutar con el pueblo garífuna, al estar envueltas en su cultura y costumbres: los ritmos de la punta con instrumentos únicos (como cascarones de caracol o de tortuga), los sabores del coco y mariscos, y el guifiti, bebida elaborada a partir de una mezcla de hierbas, raíces, especias y aguardiente.

Playa de la Coca Cola, Puerto Cortés, Cortés

Ubicadas cerca de la comunidad de Cieneguita en Puerto Cortés, las playas de la Coca Cola son las más famosas y visitadas del puerto. Estas playas municipales tienen una serie de restaurantes y bares en donde se puede almorzar durante la estadía en la zona.

Obtuvieron su nombre debido a que el depósito de la Coca Cola se encuentra precisamente en este sector del puerto. Durante los fines de semana y días feriados, estas playas son frecuentadas tanto por los «porteños» (como se le conoce a los locales) como por veraneantes de San Pedro Sula y otras ciudades del país.

Omoa, Cortés

El Caribe se aparta unos kilómetros y orilla hacia adentro a la costa hondureña en la bahía de Omoa. El oleaje es calmo, las aguas más profundas y los atardeceres son de esos que merecen que ampliar la foto tomada. En este refugio natural se levanta la Fortaleza de San Fernando de Omoa, construida por los españoles para defenderse de piratas y corsarios. Esta trinchera de piedra y coral frente al mar es la principal construcción militar de la época colonial de Honduras.

Mientras se recorre, invita a imaginar cómo pudo ser la vida entre sus gruesas paredes de piedra. Omoa ofrece además el bosque, zoológico, piscinas y cabañas del Eco Parque Infantil San Ignacio; la montaña, cascadas y el canopy de Rawacala Eco Tour; las playas municipales y las de las comunidades cercanas como La Masca, que brindan la ocasión de visitar una comunidad garífuna y descubrir la sazón de la cocina costeña de mariscos y peces.

Laguna de Alvarado, Puerto Cortés, Cortés

Es un paisaje más generoso de lo que se podría suponer. No se queda en ser una antesala de agua dulce al Caribe de Puerto Cortés: mantiene con vida a un bosque de mangle y árboles variados alrededor y es hogar o refugio temporal de varias especies de aves acuáticas.

El espejo de agua dulce sobre el que se pasa para entrar a Puerto Cortés duplica el cielo, el sol y la vegetación que respira a sus orillas, para ofrecer otra vez sobre el agua reflejada la vida de quien lo ve. Si se contrata un tour en lancha para recorrerla se puede visitar el canal de Chamber, poblado de espesa vegetación en ambas orillas, y calcular que el atardecer llegue mientras se está todavía sobre el agua. Los tonos del ocaso en Puerto Cortés valen el momento.

Eco Parque Infantil San Ignacio, Omoa, Cortés

Es una reserva privada de bosque que además cuenta con un zoológico, con diversas especies de animales nativos y otros exóticos. También se puede disfrutar de las piscinas y pasar un rato divertido al deslizarse en los toboganes. Cuenta con cabañas de diferentes tamaños para quienes desean pasar la noche.

Trujillo, Colón

Apartada de las rutas turísticas tradicionales, en una bahía profunda y con quizás las playas más bellas de la Honduras continental, Trujillo espera envuelta en la vida silvestre de la Laguna de Guaymoreto y de los picos Capiro y Calentura. Tiene un ajetreado pasado colonial, en medio de los embates de corsarios y piratas. Por eso se construyó ahí la Fortaleza de Santa Bárbara, desde donde resiste después a bucaneros y filibusteros.

En la transición al siglo XX y sus primeras décadas vive una próspera época bananera, que eventualmente se va junto con las compañías. Lo menos conocido respecto a Trujillo es que también tiene un rico pasado precolombino, aún por investigarse. Además de su historia y de la cultura viva de sus comunidades garífunas, en Trujillo se encuentran las playas de Campamento y Santa Fe, mantos de calmas aguas transparentes teñidas de turquesas; la biodiversidad de los manglares de la Laguna de Guaymoreto fundiéndose con el Caribe y de la selva del Parque Nacional Capiro y Calentura; y un muelle para cruceros.

San Lorenzo, Valle

Es la ciudad más activa de Valle. Recibió su nombre del mártir cristiano. Es una de las principales puertas de entrada y salida de productos en el Pacífico hondureño, y fuente de ingreso económico para la ciudad. Junto al puerto, las industrias camaroneras y salineras han convertido a San Lorenzo en una ciudad pujante, emprendedora y artística. Prueba de eso son sus múltiples plazas con esculturas de temas marinos, como El Tiburón, El Camarón, El Pelicano y la Plaza de Puerto Viejo, además del totalmente remodelado parque central.

Golfo de Fonseca, Valle

Honduras se extiende hasta el Pacífico en una breve costa y numerosas islas e islotes distribuidos en el Golfo de Fonseca. El sur es una zona con altas temperaturas que se puede recorrer con varios intereses en mente. Si buscas arquitectura colonial, planea una ruta por las iglesias de Pespire, Langue, Nacaome y Choluteca, la mayoría muy bien conservadas.

Si quieres sabores diferentes, una ruta semejante te lleva entre rosquillas, tustacas y quesadillas (todas de maíz y queso); y las sopas y mariscos de San Lorenzo, que además de curiles y cascos (que sólo encuentras en la zona), te ofrece una sazón original para cangrejos, camarones, peces y sopas marineras.

Isla del Tigre, Valle

Es una pequeña isla con un kilómetro de diámetro y una comunidad pesquera localizada, entre San Lorenzo y Jícaro Galán. Es un lindo lugar con mucha historia, contada a través de sus estructuras coloniales.

Playa Negra, Valle

Ubicada frente al Golfo de Fonseca, Playa Negra es muy popular debido al suave oleaje y su fácil acceso. Sus atardeceres son uno de los panoramas más románticos e ideales para la fotografía. Asímismo el cielo estrellado por las noches es impresionante. Desde la playa puede observarse el Volcán Cosigüina, así como el territorio del país hermano de El Salvador.