Bandera Nacional de Honduras – Pabellón y símbolo patrio

La Bandera Nacional de Honduras fue creada mediante el Decreto Legislativo N° 7, fue publicado en el Boletín Legislativo No. 4, de la ciudad de Comayagua el 6 de Marzo de 1866, por el entonces presidente de la República, Don José María Medina.

En esta misma fecha también fue modificado el decreto del Escudo Nacional de Honduras.

Luego de transcurrir 45 años de su independencia (en 1821) Honduras y de declararnos un Estado libre y soberano del antiguo gobierno federal de León Alvarado. No fue sino hasta la administración de José María Medina que se estableció vía decreto el pabellón y escudo de armas de Honduras. Hasta esa fecha se utilizaba la bandera de la Unión Centroamericana.

Indice

  1. Ver 1 de Septiembre – Día de la Bandera Nacional
  2. Ver Protocolo y Uso de la Bandera Nacional
  3. Ver Significado de la Bandera Nacional
  4. Ver Juramento y Deberes hacia la Bandera Nacional
  5. Ver Cómo doblar la Bandera Nacional
  6. Ver Saludo a la Bandera
  7. Ver Canto a la Bandera

Decreto de Creación de la Bandera Nacional

La actual Bandera de Honduras fue creada por el Decreto Legislativo No. 7, del 16 de febrero de 1866, publicado en el Boletín Legislativo (de Comayagua) No. 4 del 6 de marzo del mismo año, siendo Presidente de la República don José María Medina. También el Escudo Nacional fue modificado, en vez del gorro frigio que aparecía hasta entonces lo sustituiría un sol poniente. Este es su texto:

Decreto No. 7

El Presidente de la República de Honduras,
a sus habitantes.

Sabed: que el Soberano Congreso ha decretado lo siguiente:

El Congreso de la República, usando de las facultades que le concede el inciso 17 del Artículo 24 de la constitución, para designar el pabellón y escudo de armas de la República.

Decreta:

Artículo 1º.- El pabellón de la República de Honduras, llevará como el de la antigua federación centroamericana, dos fajas azules y una blanca en medio, colocadas horizontalmente, y además, un grupo de cinco estrellas azules, de cinco ángulos salientes, en el centro del campo blanco.

Artículo 2º.- Las fajas del pabellón serán de tres a cuatro varas de longitud y de nueve pulgadas de latitud.

Artículo 3º.- La bandera antedicha será mercante. La de guerra llevará las mismas dimensiones y colores; y además el escudo de armas en cinco estrellas bajo el mismo escudo, colocadas en forma semicircular.

Artículo 4º.- El Escudo de armas nacional, será el que actualmente se usa; con solo la diferencia de llevar un sol poniente, en vez del gorro frigio que hoy contiene.

Dado en el Salón de Sesiones del Congreso Nacional. Comayagua, 16 de febrero de 1866. Juan López D.P. Carlos Madrid, D.S.. Jerónimo Zelaya, D.S.. Al Poder Ejecutivo.

Por tanto: Ejecútese. Comayagua, 17 de febrero de 1866. JOSÉ MARÍA MEDINA
El Ministro de Relaciones Exteriores, Francisco Cruz.

1 de Septiembre – Día de la Bandera Nacional de Honduras

La Bandera Nacional de Honduras fue instituida para representar al país como el pabellón y escudo de armas de la República el 16 de febrero de 1866, por el entonces Presidente de la República, Don José María Medina.

Pero fue hasta el gobierno de Carlos Roberto Reina que se instituyó el 1 de Septiembre de 1995, como Día de la Bandera Nacional de Honduras. Derogando el anterior Decreto Número 5, de fecha 7 de junio de 1943, mediante el cual se instituía el 14 de junio de cada año, como el día consagrado a la Bandera Nacional de Honduras.

Significado de la Bandera Nacional

El diseño de la Bandera Nacional de Honduras estuvo a cargo de Manuel José Arceque, quien a su vez se inspiró en las Bandera de las Provincias Unidas del Río de la Plata (actualmente Argentina).

Su diseño consta de tres franjas horizontales. Las dos exteriores de color azul turquesa y la franja de enmedio de color blanco adornada por cinco estrellas de cinco puntas también de color azul turquesa.

Las franjas azules representan los dos océanos que rodean a Honduras, el océano Atlántico por el norte y el océano Pacifico por el sur. Además del cielo hondureño y los ideales de justicia, lealtad, fraternidad, fortaleza, dulzura, valor, amor fraternal y los generosos ideales que unen a los hondureños.

La franja blanca representa los valores de pureza, integridad, fe, obediencia, paz, templanza, vigilancia, bondad y las buenas acciones del patriotismo nacional hacia la nación.

Las cinco estrellas representan el ideal de la unión de centroamérica y la antigua Federación Centroamericana conformada por los países de Guatemala, El Salvador, Honduras, Nicaragua y Costa Rica.

Reforma del Decreto No. 7 que describe las características del pabellón nacional.
Art. 1º.- La Bandera Nacional de Honduras constará de tres franjas iguales y horizontales, la superior y la inferior de COLOR AZUL TURQUESA, la del centro blanca y llevará en medio cinco estrellas de cinco ángulos salientes del mismo color azul, formando con cuatro de ellas un cuadrilongo paralelo a las franjas, siendo colocada la restante al centro del mismo cuadrilátero. El ancho del conjunto de las tres franjas deberá ser contenido dos veces en la longitud.

Art. 2º.- La Bandera de Guerra será del mismo ancho y longitud de la descrita en el artículo anterior con las demás condiciones que prescribe en el Artículo 1,682 de la Ordenanza Militar vigente.

Protocolo y Uso de la Bandera Nacional de Honduras

La Bandera Nacional de Honduras como uno de los símbolos importantes del país lleva un protocolo para su uso en eventos cívicos y oficiales.
A continuación detallamos los más importantes:

Sitios de honor que corresponden a la Bandera

La Bandera Nacional tiene su puesto de honor en donde permanece durante los actos cívicos que se verifican en homenaje a la patria o a sus hijos. Estos sitios son:

  1. El extremo superior del mástil, colocado verticalmente, en lugar preferente de las plazas públicas, en la parte sobresaliente de los edificios nacionales, institutos y escuelas, Embajadas y Consulados en los países extranjeros y en la parte superior del mástil de los barcos.
  2. Los cuerpos del ejército en actividades de campaña, colocan la bandera en el lugar más destacado: la cima de una colina o la copa de un árbol, siempre en sitio próximo al que pernoctan los respectivos jefes.
  3. En los desfiles militares, escolares o cívicos se usa la bandera colocada en el extremo superior de un mástil portátil. La Bandera guía el desfile, conducida por el personaje más honorable o por la primera autoridad del lugar.
  4. La persona que lleva la bandera se llama Abanderado, y siempre que la conduzca deberá hacerlo con paso marcial y con la inclinación de 15 grados hacia el frente, a partir de la vertical. Acompañarán a la bandera por los flancos y por la retaguardia, militares o personas distinguidas, o estudiantes que merecen el honor de ser guardadores de uno de los sagrados símbolos patrios.
  5. Cuando la bandera toma parte en un desfile o paseo cívico, el paso del abanderado y de quienes lo acompañan es marcial y mensurado, con la mirada levantada y dirigida hacia el frente.
  6. En el penúltimo punto del programa, el Presidente o Director pedirá a la concurrencia ponerse de pie y ordenará al abanderado que, seguido por su escolta, retire del salón a la Bandera, tributándole los presentes, los honores del caso.

Izar la Bandera

  • La Bandera se iza a las 6:00 de la mañana o se arrea rigurosamente a las 6:00 de la tarde.
  • En uno y otro acto debe estar presente de ser posible, una columna del Ejército Nacional con su clarín de órdenes, el cuerpo de Banda Musical para que ejecute el Himno Patrio o la música marcial acordada por las autoridades competentes.
  • Cuando se trate de centros de Educación, debe hacer los honores reglamentarios una columna de Estudiantes, sin distinción de sexo. También de ser posible se harán disparar las 21 salvas de ordenanza.
  • La bandera se desdobla únicamente al momento de izarse, procurando no toque el suelo mientras se asegura el cordel y se extiende para elevarla.
  • La Bandera asciende solemnemente y despacio, al sitio que le corresponde en el asta, tal como lo manda la voz del clarín, los acordes del Himno Nacional o la música marcial destinada para dicha ceremonia.
  • Colocada la bandera en su lugar, se asegura el cordel para que la brisa no afloje el lienzo cuando lo haga flamear.
  • Cuando la Bandera se iza a media asta se le conduce primero hasta el extremo superior, después se le desciende al lugar donde permanecerá durante un tiempo reglamentario.

El Arrío de la Bandera

  • La Bandera se arría a las 6:00 de la tarde, haciéndola descender con la misma solemnidad y honores que fue izada: con el saludo de la voz del clarín, las notas del himno o de la música marcial, etc.
  • Cuando la Bandera es arriada estando a media asta, antes de descender, se le conduce hasta el extremo superior del mástil, luego baja con la solemnidad de ordenanza.
  • Debe evitarse que, mientras la Bandera desciende y se le separa del cordel para ser guardada, toque el suelo o descanse sobre algún objeto.

Guardar la Bandera

La Bandera se guarda inmediatamente que baja del mástil. Para guardarla se hace lo siguiente:

  1. Doblarla a lo largo en dos partes.
  2. Doblarla siempre a lo largo en dos partes.
  3. Comience en uno de los extremos doblándola de tal manera que que forme un triángulo.
  4. El sitio destinado a guardar la Bandera debe permanecer limpio y protegido contra el polvo y las polillas.

La Bandera en compañía de otras Banderas

  1. Cuando la Bandera Nacional desfila en compañía de otra Bandera Extranjera, o de sociedades o congregaciones religiosas, debe ir siempre a la derecha de su acompañante.
  2. Cuando la Bandera Nacional desfila junto con otras banderas, debe presidir la marcha colocada adelante y al centro de ellas.
  3. Cuando la Bandera tenga que permanecer izada en compañía de otras banderas, ocupará el centro de ellas en el mástil más elevado. Las banderas acompañantes estarán colocadas a igual distancia y simétricamente unas de otras.
  4. Cuando la Bandera sea colocada pendiente de una pared en el sitio de honor juntamente con otras banderas, se situará siempre a la derecha de sus compañeras.
  5. En un escenario, auditorium, etc., la Bandera debe colocarse en un lugar destacado y a la derecha del puesto de honor de la persona que preside la reunión.
  6. Es acto de irrespeto suspender a la Bandera clavándola en cualquier sitio.
  7. La heráldica prohibe colocar dos banderas cruzadas.

Banderas Deterioradas

  • Las banderas viejas o deterioradas no deben usarse en los actos cívicos, ni debe dárseles otro uso al que ya desempeñarán.
  • Cuando la Bandera, por su extremado uso, no preste más servicio, debe guardarse en un lugar seguro o incinerarse para evitar ser profanada.
  • Todo ciudadano que se precie de culto nunca debe irrespetar los símbolos de su patria. Este respeto a lo propio se extiende a los símbolos de otras patrias.

Usos de la Bandera

  • La Bandera, como Símbolo Nacional, se le hace estar presente en todas las fiestas cívicas que la Nación celebración con motivo de alegría, para conmemorar fechas importantes de su historia, por los hechos heroicos de sus hijos o por los sucesos que la sumen en pena profunda.
  • La Bandera Nacional no debe usarse para cubrir una estatua, ni retrato a desvelizarse. Se emplea solamente como fondo.
  • Cuando la Bandera está presente en la Tribuna, debe ser por detrás y por encima del orador. Si se haya en asta portátil, ocupará la derecha del puesto de honor.
  • Cuando se usan los colores de tu Bandera para decorar sitios en donde se celebran fiestas cívicas, se colocarán en el orden que corresponde: Azul, blanco y azul, ya sea su posición vertical u horizontal.

Penas por el mal uso de la Bandera

Aunque el Código Penal Hondureño no contempla sanciones especifísicas hacia el mal uso o abuso del pabellón nacional, sí lo hace de manera general para todos los símbolos nacionales, dentro de los cuales está la Bandera Nacional. A continuación el artículo referente a este tema:

Artículo 315. Quien ultraje alguno de los símbolos nacionales será sancionado con reclusión de dos (2) a cuatro (4) años, multa de cincuenta mil (L.50,000.00) a cien mil Lempiras (L.100,000.00) e inhabilitación especial por el doble del tiempo que dure la reclusión.

Juramento y Deberes hacia la Bandera Nacional de Honduras

La Bandera Nacional de Honduras es uno de los símbolos más importante de nuestra nación y como tal cada hondureño tiene deberes hacia ella.

Juramento a la Bandera Nacional de Honduras

Juro fidelidad a la Bandera Nacional,

Símbolo de la unidad, justicia, libertad y paz,

Invocando la protección de Dios y el ejemplo de nuestros próceres.

Prometo honrar a la Patria,

Servirla y defenderla bajo un solo propósito,

para beneficio de todos.

Deberes hacia la Bandera Nacional de Honduras

  1. Respetarla y amarla es el deber de todo ciudadano, dijo el director del JTR (José Trinidad Reyes). “El consumismo y la influencia de otras culturas ha hecho que algunas personas pierdan el orgullo por la tierra en que nacieron, lo cual es una tristeza”.
  2. Las familias y las escuelas tienen la obligación de cultivar en los niños el fervor patriótico.
    “Los padres no deben equivocarse pensando en que es una labor exclusiva del maestro, todos estamos obligados a procurar que las nuevas generaciones respeten los símbolos patrios”, agregó.
  3. Los futuros docentes tienen clara esta misión y reconocen que tienen la obligación de educar a los estudiantes para que amen su país.
    “Lamentablemente hemos perdido valores, pero aún estamos a tiempo de cambiar esta realidad. Por ello este día no debe pasar desapercibido en ningún hogar de nuestro país”.
  4. Algunos jóvenes reconocen la importancia que debe tener este día. “La bandera es parte de nuestra hermosa cultura. Yo me siento muy orgullosa de ella y aliento a los hondureños a que no dejen de festejar este día”, expresó la estudiante Alejandra Barrera.
  5. Este símbolo patrio nos invita a tener buenas acciones por nuestro país como: el patriotismo nacional, la pureza, la integridad, la fe, la obediencia, la paz, la firmeza, la vigilancia y la bondad. Este manto sagrado es una fiel representación de nuestro territorio. Por ello los docentes le invitan a honrar este día junto a su familia.

¿Cómo doblar la Bandera Nacional de Honduras?

Aprende como doblar la Bandera Nacional de Honduras

Pasos para doblar la Bandera Nacional

1er Paso.- Se debe extender la Bandera

2do Paso.- La franja superior azul se plegará longitudinalmente por el reverso (hacia atrás) de la franja blanca de la Bandera.

3er Paso.- Luego se plega la franja blanca, por el anverso de la Bandera.

4to Paso.- Se dobla en forma transversal por la mitad, llevando de la misma manera la extensión y el doblez de izquierda a derecha y viceversa.

5to Paso.- Finalmente se dobla diagonalmente hacia la forma final.

Saludo a la Bandera

Letra: Augusto C. Coello
Música: Rafael Coello Ramos

Bandera de la raza, simbólica bandera
izada por dos manos aladas de mujer,
revives el milagro de las tres carabelas
y anuncias hoy la aurora de un nuevo amanecer.

Yo inculcaré a mis hijos amor por tí, bandera
que evocas con tus cruces la hazaña de Colón.
Yo inculcaré a mis hijos que el sol que en tí fulgura
es símbolo radiante de paz y abnegación.

Por ellos por mis hijos, yo te saludo insignia
simbólica bandera que admiro con amor,
Salve símbolo augusto de paz y de concordia
Salve, bandera excelsa del capitán Camblor

Canto a la Bandera

Autor: Augusto C. Coello

Oh! Bandera esplendorosa,
Oh! Bandera Sacrosanta…
Cuando subes lentamente,
Cuando subes majestuosa sobre el asta
y a los besos aromados de la brisa,
te despliegas como un ala
que se tiende bajo el cielo,
temblorosa y agitada,
me imagino que de pronto
en un ímpetu iniciaras
la parábola de un vuelo milagroso
por la comba inmensa y diáfana,
y me finjo que es tu vuelo
como el vuelo azul de un águila
sobre nieves sempiternas
Sobre cumbres milenarias que los siglos,
que los siglos y la nieve hicieron blanca.

Tú has cruzado los caminos de los astros
aclamada por las hurras de las épicas legiones
el estrépito feral de la batalla,
el canglor de la victoria
y los aurcas estridencias de la fama….

Tú has cruzado los caminos de los
astros a los vientos de la guerra desplegada.
por las manos del epónimo caudillo,
que en las gestas legendarias
a galope victorioso por las cumbres
o las fértiles cañadas,
frente al pasmo de los siglos escribiera,
con los rayos de su espada,
la epopeya resonante de la Gloria,
la epopeya de la Gloria y de la Patria.

Te conocen las auroras sonrosadas,
cuando en éxodos errantes
por los riscos y los páramos ondeabas,
cobijando las cabezas de los héroes
que en falanges apretadas y
sonámbulos de sueños imprecisos,
con al planta ensangrentada
iban siempre tras la Tierra Prometida
en la inútil ansiedad de su esperanza.

En los rojos mediodías
a través de las ciudades domeñadas,
por las calles tumultuosas
bajo de arcos y guirnaldas,
al estruendo de las vivas
y el clamor de las campanas,
por las calles tumultuosas
triunfalmente desfilabas…
en los rojos mediodías,
que el incendio de los soles abrillantan
resaltaban los colores, tus estrellas,
del combate entre las rojas llamaradas.

Y te han visto los crepúsculos dolientes,
de la noche frente al ara, tras el
termino sangriento de la lucha despiadada.
con los pliegues desgarrados
desmayada y macilenta sobre el asta,
como garza dormecida que ha
ocultado al cabeza bajo el al.

Y al cuajarse sobre el campo los
crespones de la noche densa y vasta,
te han dorado los reflejos mortecinos
de las trágicas ciudades incendiadas.

Cuántas veces, cuántas veces
de retorno hacia la Patria,
todavía tembloroso y anhelante
pleno el pecho de nostalgia
escrutando el horizonte,
en los ojos puesta el alma,
tras el límite indeciso de la tierra
tras el límite ondulante de las aguas
con las ansias ardorosas de un amante
te buscaba…

Y envocando tus colores
en mi cálido espejismo no atinaba,
presintiéndote a lo lejos, si era el
cielo con el mar, a la distancia
confundidos, o eras tú, Bandera mía,
que en la playa como madre que
amorosa aguardaba al hijo, me esperabas.

Oh! Bandera esplendorosa.
Mi Bandera azul y blanco!
Cuando subes lentamente,
Cuando subes majestuosa sobre el asta,
y a los besos aromados de la brisa te despliegas
como un ala que se tiene bajo el cielo,
temblorosa y agitada.

Cómo ansío en mis anhelos fervorosos
que a los vientos desplegada
en tu vuelo infinito, en tu vuelo
prodigioso te elevaras tras las cúspides
más altas de la Gloria, tras las cumbres
más radiosas de la fama.