Actividades de Naturaleza en Honduras

Honduras cuenta con una Biodiversidad y una riqueza natural que permite una variedad de actividades de naturaleza y geoturimo.
Actividades de Naturaleza en Honduras

Naturaleza y Geoturismo

Copán Ruinas, Copán

Es uno de los sitios turísticos más importantes de Honduras. Aves, reservas naturales, plantaciones de café, aguas termales, paisajes y la vida de campo complementan el atractivo turístico de una zona en la que los investigadores siguen cosechando hallazgos, descifrando historias y reconstruyendo más de la vida de los mayas del extremo sur de Mesoamérica.

La arquitectura y escultura de este centro político y ceremonial del período clásico alcanzan niveles inéditos en otras ciudades mayas. Puedes apreciar parte de ellas en el museo y recorrer otra entre árboles y animales, o bajo tierra.

Fuerte de Cabañas y Casa K’inich

Es una edificación militar construida en 1940 para los ejércitos hondureños acantonados en Copán Ruinas con el fin de salvaguardar las fronteras occidentales. Fue bautizada en honor al general José Trinidad Cabañas. Desde el año 2002 aloja al Museo Interactivo de Aprendizaje Casa K’inich, (Casa del Sol), un “museo para niños” bajo el patronazgo de la Asociación Copán.

Parque de Aves Montaña Guacamaya, Copán Ruinas, Copán

El Parque de Aves y Reserva Natural Montaña Guacamaya es una atracción, un centro de conservación y cría, rehabilitación y un hospedaje de aves que te espera a pocos kilómetros del centro de Copán Ruinas, en el camino que lleva a Aguas Calientes.

Un colorido parque ecológico rodeado de árboles nativos centenarios y una finca de café, y cruzado por la mitad por las refrescantes aguas de la quebrada Cakaguatales, sobre la que puedes desayunar, merendar o almorzar después de pasear entre más de 180 especies de aves hondureñas, centroamericanas y algunas sudamericanas. No dejes escapar la oportunidad de sentir como las patas de una guara roja, verde o azul se apoyan en tus brazos, tus hombros o tu cabeza mientras extienden sus alas de par en par. Ese es el mejor momento para llevarte una foto de tus vacaciones digna de compartir con tus amigos.

Parque Turístico de Valle de Ángeles

Más conocido como el «Parque Obrero», es un lugar de recreo y descanso en medio de pinares, ideal para paseos y celebraciones familiares y de amigos en un ambiente campestre. Se encuentra a menos de media hora de Tegucigalpa.

Parque Nacional La Tigra

Este bosque nublado te ofrece varias formas de disfrutarlo, si te interesa la naturaleza o te emociona la aventura. Ocho senderos, con diferentes grados de dificultad, recorren los 240 km2 siempre verdes y húmedos del parque, la principal fuente de agua de Tegucigalpa.

Aquí vive la joya alada del istmo, el quetzal, que puedes encontrarte siempre entre la neblina, con la suficiente paciencia y fortuna. También puedes ver tucanes y gavilanes, felinos como tigrillos, pumas y yaguarondis, y varias clases de anfibios y reptiles. Las paredes y el techo de este refugio biodiverso los ponen los pinos, liquidámbares y otras especies de árboles, generalmente cubiertos de musgos, y, más a ras de suelo, hay plantas, entre ellas 6 clases de helechos en peligro de extinción.

La impresionante variedad de insectos, entre ellos muchos que no se han visto en la región, es otra riqueza del parque que puedes encontrar mientras buscas los colores del quetzal, la mariposa azul o los tigrillos, y descubrir la dimensión que toma aquí la palabra “vida”.

Parque Nacional Capiro y Calentura

Está ubicado entre los municipios de Trujillo y la Comunidad Garífuna de Santa Fe, departamento de Colón, en la parte final de la Cordillera Nombre de Dios. Ubicado 4 kilómetros al sur de la ciudad de Trujillo, es un bello e impresionante macizo montañoso de exuberante vegetación y gran diversidad de fauna silvestre, como el mono aullador y cara blanca, mapaches, jaguares, ocelotes, reptiles, serpientes, venados, insectos, oropéndolas, tucanes, loras, y guacamayas entre otros. Además de su inmensa biodiversidad, en el Parque Nacional Capiro y Calentura también podrá disfrutar de la espectacular belleza de la Cascada del Río Negro.

Parque Acuático San Fernando de Omoa

También se incluye con una curiosa réplica de la fortaleza, característica de esa ciudad costeña. Podrán disfrutar de 18 hectáreas con senderos, ideal para el descanso familiar.

Lago de Yojoa

Es el único lago de origen volcánico en Honduras y la mayor reserva de agua dulce con que cuenta el país. En 2005 fue reconocido como Humedal de Interés Mundial por la ONU, a través de la convención RAMSAR. El lugar ofrece a los turistas múltiples opciones para pasar varios días en la zona con una amplia variedad de restaurantes, centros de recreación con piscinas y diversiones acuáticas, y zoológicos.

Bioparque Paradise, Lago de Yojoa

BioParque y Finca de Café y Flores «Paradise» es un hermoso sitio de conservación y producción natural, ubicado en Aldea Los Naranjos. El Río Blanco o Helado y 5 nacimientos de agua avivan sus bosques naturales de árboles de madera de color, orquídeas exóticas y una interesante diversidad de aves y fauna menor, como guatusas, iguanas y ardillas.

Caminar por los senderos naturales que cruzan sus cafetales y cultivos de flores tropicales es un placentero encuentro con la naturaleza. También te encuentras con montículos y canchas de pelota de la milenaria civilización lenca (900-1550). Puedes alojarte en sus cabañas o habitaciones, o acampar en él.

Mariposario, Lago de Yojoa

Te muestra una colección de mariposas vivas o disecadas, entre las que hay 11 de la zona. Está dentro del Complejo Turístico La Naturaleza, frente al Lago de Yojoa desde la carretera CA-5 (km 160, a la altura de la Aldea El Cacao), y está manejado por Aldea Global, la ONG encargada también de proteger el Parque Nacional Cerro Azul Meámbar. Cinco expertos trabajan con las especies de la cuenca del lago, especialmente las amenazadas, como las mariposas morfo azul y la cuatro espejos.

Parque Nacional Cerro Azul Meámbar – PANACAM, Lago de Yojoa

Ponte en contacto con el arte de la naturaleza con una majestuosa cobertura de azul profundo. El Parque Nacional Cerro Azul Meámbar brinda senderos que te llevan a explorar íntimamente su flora y fauna. Y, para los amantes de la adrenalina, hay un recorrido a alta velocidad en canopy que satisface los sentidos. 

Parque Arqueológico Los Naranjos, Lago de Yojoa

Hay una mágica experiencia en el Parque Arqueológico Los Naranjos, visítanos y descúbrela por ti mismo. Encontrarás hermosos senderos, vistas inolvidables del Lago de Yojoa y un acogedor centro de visitantes acondicionado con un carismático e íntimo museo. 

Cataratas Pulhapanzak, Lago de Yojoa

Cuando el curso del Río Lindo se queda sin suelo, cae 43 metros en Pulhapanzak con suficiente caudal como para provocar un ‘rugido’ que lleva la brisa fina que se siente a cierta distancia de las cataratas. El balneario te ofrece también una hacienda donde compartir en el ordeño de vacas y la fabricación de queso, además de hospedaje en cabañas.

Algo menos conocido es que en el sitio hay importantes rastros precolombinos de una calzada de piedra y una plaza rodeada por 4 montículos del período clásico (600-900 a.C.). El Río Lindo sigue su curso con algunos tramos rápidos que puedes bajar sobre un flotador gigante (river tubing) durante 2 horas.

La Ceiba, Atlántida

Es la tercera ciudad más grande de Honduras. Tiene diversos atractivos y su gente no sólo es uno más: alegría y ritmo reciben al viajero todo el año. Con atractivos únicos como el Parque Nacional Pico Bonito, el Río Cangrejal y el Carnaval de La Ceiba, la ciudad promete un tiempo agradable lleno de diversión y aventura.

Parque Swinford, Atlántida

Además de ser un hermoso jardín, es un pequeño museo al aire libre donde se exhiben viejos vagones y dos de las antiguas máquinas del ferrocarril que circulaba por la ciudad y los alrededores en los años dorados de la era bananera. Es por esto que el Parque Swinford es un importante sitio que debe visitar cuando venga a La Ceiba, ya que podrá conocer parte de su historia mientras se relaja y disfruta del ambiente natural que posee. Cuenta con un hermoso jardín con una gran variedad de plantas y flores que lo convierten en un sitio tranquilo donde pasar un momento de relajamiento.

Refugio de Vida Silvestre Cuero y Salado, Atlántida

Si siempre soñaste con unirte a la selva, este refugio de vida silvestre esconde una reserva de hermosos animales y exóticas plantas. Aquí puedes observar diversidad de fauna como monos aulladores, monos cara blanca, garzas y otras aves nativas de zonas costeras. Una experiencia que solo puedes vivir en Honduras.

Parque Nacional Pico Bonito, La Ceiba, Atlántida

Esta área protegida es uno de los parques nacionales más ricos en biodiversidad de Honduras. Un lugar para la aventura, encuentros con la naturaleza o consigo mismo, y experiencias tan diversas como la vida que lo habita en muchas formas. Escala desde la costa hasta los 2,485 msnm de su cima más alta, con distintos tipos de bosques desde donde bajan al Mar Caribe ríos rápidos, como el Cangrejal, que fluye con potentes corrientes ideales para el rafting; o como los caudalosos que forman refrescantes pozas y cascadas.

Alberga también excitantes tramos de canopy, puentes colgantes y numerosas especies salvajes, vegetales y animales: jaguares, pumas, tigrillos, monos carablanca y aulladores, tapires, osos hormigueros y venados cola blanca, boas, serpientes barba amarilla y coral, quetzales, jilgueros y muchos más, varias en peligro de extinción, además de cientos de especies de flora.

Parque Nacional Jeannette Kawas (Punta Sal), Atlántida

Tenemos un regalo de la naturaleza para ti: más de cinco ecosistemas para experimentar playas de arena blanca, bosques de mangle y arrecifes coralinos, por mencionar solo algunos de todos los atractivos que forman parte de este maravilloso parque. La vida salvaje de la península es simplemente espectacular: jaguares, monos aulladores y boas son personajes de esta selva. Célebre por ser un ‘hot spot’ para la observación de aves durante los meses de octubre a enero.

El Jardín Botánico Lancetilla, Tela, Atlántida

Es el segundo jardín tropical más grande del mundo. Tiene la mayor colección de plantas exóticas en América Latina, con especies nativas de Oceanía, África y Asia, y sirve de hogar o refugio de paso a más de 300 especies de aves.

La compañía bananera lo creó en 1925 en el Valle de Lancetilla como un centro de investigación en el que también se experimenta con plantas tropicales con potencial económico. Está a pocos minutos del centro de Tela y las ojivas naturales en las que se dobla el bambú en su entrada, el «Túnel de Bambú», se han convertido ya en un icono del jardín y de la ciudad.

Parque Nacional El Cusuco

Unos 40 km hacia occidente encuentras esta área protegida que baja hacia el Caribe por la Sierra de Omoa y toma el nombre popular del armadillo: cusuco. Una rica zona de escarpado bosque nublado, entre los 1800 y los 2200 msnm, que refugia a más de 90 especies de reptiles y anfibios y más de 35 de murciélagos, y en la que se han identificado 270 especies de aves hasta el momento.

Jaguares y tigrillos comparten la biodiversa flora que envuelve el parque con tapires, monos, guatusas y dos de las joyas animales de El Cusuco: el quetzal y los escarabajos esmeraldas. Aquí encuentras también helechos gigantes como árboles, de hasta 20 metros. Recorrer sus senderos entre lluvia o neblina es una aventura placentera que puedes llevar aun más allá si decides pasar la noche y acampar.

Rawacala Ecotour

Un proyecto eco turístico en una reserva privada, donde es posible hacer caminatas entre la montaña, nadar en una cascada con agua cristalina y deslizarse por las copas de los altos árboles, con ayuda de ganchos y poleas de canopy.

Refugio de Vida Silvestre Laguna de Guaimoreto

Es hábitat de varias especies marinas y acuáticas, cocodrilos, monos, iguanas y peces. Bosque de hoja ancha, plantas flotantes, bosque inundable, manglares y plantas de arena rodean esta laguna que desemboca en la Bahía de Trujillo. Entre las actividades que se pueden realizar están los paseos en lancha por la laguna visitando los manglares hasta llegar a la desembocadura en la bahía, así como la observación de aves marinas y migratorias.

Cuevas de Taulabé, Comayagua

Son un laberinto de piedra, resultado de la disolución del manto rocoso calizo por acción del agua. Aunque se han explorado 12 km, no se conoce todavía su extensión total. Se tienen habilitados para su visita sus primeros 100 m a través de un sendero acondicionado con pasamanos e iluminación.

Aquí encuentras estalactitas y estalagmitas que condensan un goteo de millones de años. La más famosa es el «Ala de Ángel», una estalactita de más de 3 m de longitud y 4 toneladas de peso que parece que flota muy cerca del techo de la cueva.

La Mosquitia

La zona más remota de Honduras es también la más biodiversa y la de mayor concentración étnica. Aquí está el bosque tropical lluvioso más grande de América después del Amazonas, formado por la Reserva de la Biósfera del Río Plátano, Patrimonio de la Humanidad; el Parque Nacional Patuca, la Reserva Antropológica Tawakha, el Refugio de Vida Silvestre Cruta Caratasca y la Reserva Biológica de Rus Rus.

Aventurarte en La Mosquitia, asistido por guías expertos, es explorar una de las zonas más extremas del continente. Al otro lado de la aldea de Las Marías entras en un mundo sin tiempo en el que los árboles no dejan ver el sol, convives con animales salvajes y viajas río abajo, superando selva, sabanas y lagunas, hasta llegar al Caribe para contar lo que podría ser la mejor aventura de tu vida.