National Family Week

Fue el presidente Dr. Carlos Roberto Reina, quien emitió un decreto ejecutivo por medio del cual se designaba la última semana del mes de agosto como la Semana de la Familia y se instruía para que en las diferentes dependencias del Estado y en el sistema educativo nacional se dedicara el tiempo y los recursos necesarios para exaltar a las familias hondureñas y reflexionar sobre la necesidad de su promoción y protección.

La iniciativa fue muy bien acogida en las distintas iglesias y, en concreto, en la Iglesia Católica se declaró desde entonces todo el mes de agosto como Mes del Matrimonio y la Familia.

La familia ha sido y seguirá siendo el ámbito natural para nacer, crecer y morir, el mejor sitio para convertirse en persona, el mejor entorno para adquirir valores y ejercitar los indispensables hábitos éticos.

La Organización de las Naciones Unidas designó el año 1994 como Año Internacional de la Familia con el fin de destacar los imponderables aportes que la institución familiar proporciona en la formación de los ciudadanos y, en general, en la conformación armónica de la vida social.